Premios Cinco Días a la Innovación Empresarial: David Gascón: “Con un chip podemos hacer hablar a una vid o a un volcán” | Fortuna

Saber cuándo un volcán va a entrar en erupción o conocer la cantidad de agua exacta que necesita un cultivo es posible gracias al trabajo de Libelium. David Gascón (Zaragoza, 1982), cofundador en 2006 de esta organización maña junto a su socia Alicia Asín, se dedica, tal y como explica, a conectar mediante dispositivos el mundo real, el mundo que puede tocarse, verse, olerse y sentirse, con internet. Su papel en el sector de la gestión y análisis de datos es, por ello, fundamental, ya que constituyen el primer eslabón de la cadena, ese que recauda la información que luego va a analizarse. Por todo ello, la firma ha ganado el Premio CincoDías al proyecto empresarial más innovador, en la décima edición de estos galardones.

La gestión de datos ha estado muy ligada a la actividad humana. En su caso, analizan la actividad de volcanes, viñedos o koalas. ¿Por qué?

La idea es dotar de comunicación a cosas inanimadas. Pero para que un río o una planta hablen necesitamos un chip. Queríamos ampliar el mundo que nos rodea y extraer toda la información de la que, por falta de digitalización, no disponíamos. En el volcán Masaya (Nicaragua) instalamos sensores para monitorizar su actividad. En varios viñedos de Suiza y Eslovenia, gracias a la tecnología, podemos controlar la temperatura y humedad, la radiación solar o la presión atmosférica, y así optimizar la producción. En 50 koalas del parque natural de Brisbane (Australia) hemos instalado chips para controlar su actividad y ver que todo va bien. Pero no solo en el sector medioambiental. También trabajamos en la industria 4.0, en proyectos de ciudades inteligentes o en el sector médico.

¿Cuál es su papel en el análisis de datos y en el mundo del internet de las cosas?

Nosotros trabajamos en el mundo real, ponemos dispositivos en la calle, en los bosques y en los ríos para captar la información. Por eso tenemos una relación directa con el análisis de datos, porque sin esta recopilación es imposible estudiar posteriormente los datos. Las empresas nos piden los sensores y herramientas que necesitan para medir algo y nosotros se los fabricamos.

En todo este tiempo, ¿se han encontrado con algo que no sea medible?

Sí, hay algunos sensores que son imposibles de conseguir y que nos los siguen pidiendo. Por ejemplo, uno que pueda extraer el pH de la tierra. Esto puede hacerse en el agua, pero no en suelo firme. U otros de naturaleza más biológica, que sean capaces de afirmar sin ninguna duda que en una porción de agua concreta hay salmonela.

Ahora un enólogo tiene información con la que antes no contaba, como la cantidad de azúcar de la uva o el crecimiento del tallo, gracias a los sensores y chips

¿Cuál es la mayor dificultad que encarna el análisis de datos?

Sin ninguna duda, la interoperabilidad, es decir, que la información que mandan los sensores sea entendida por un cloud y por quien hace los análisis. Es relativamente fácil extraer datos, pero no se pueden convertir en valor sin los expertos necesarios, que interpreten y analicen la información correctamente. Por eso está surgiendo una oleada de profesionales que no solo se dedican a recopilar el dato, sino también a saber darle valor. Un enólogo tiene que reestructurar su trabajo, porque ahora ha de contar con información de la que antes no disponía y que recibe gracias a un sensor. Sabemos la cantidad de agua que absorbe al día una vid, cuántos micrometros se dilata o contrae un tallo por la noche o la cantidad de azúcar exacta que tiene la uva. Quien trabaja el vino ha cambiado su forma de operar.

¿Disponer de tantos datos puede ser contraproducente en algún momento?

Un mismo dato no vale para todos. Quizá en un cultivo de maíz es beneficioso saber cómo una planta hace la fotosíntesis, pero a lo mejor, en uno de cacao importa más la humedad de la tierra. También hay que entender que hay que segmentar la información. Podemos analizar que de pronto sube la temperatura, pero quizá esa circunstancia no es trascendente.

¿Son los datos el nuevo oro, como ya se dice?

El dato es solo un valor, lo que pasa es que cada vez se invierte más en él. Hasta hace poco nos pedían sensores que medían algo con un porcentaje de precisión del 90%. Ahora las empresas quieren una fiabilidad del 98% o 100%, y están dispuestas a pagar por un sensor que cueste 10 veces más. Es algo necesario si se quiere dar responsabilidad al dato, y a eso es hacia lo que vamos, a dar un valor legal y seguro a esa información.

Esto será más complicado de lograr si el sensor está en el cráter de un volcán…

Sí. Todos los sensores, desde el punto de vista electrónico, son unidades que varían en voltaje, amperaje o señal digital. Pero su construcción y mantenimiento dependen totalmente del lugar en el que van a estar. Un volcán es muy corrosivo y el metal se oxida en apenas dos días. Si un sensor normal puede medir con precisión durante cinco o seis meses sin necesidad de ser recalibrado, en un cráter esto dura tres o cuatro días. Pero si el cliente lo compra es porque lo necesita. Al mes vendemos miles de dispositivos en 120 países, y muchos de los usuarios llevan a cabo proyectos secretos o privados. Muchas veces no sabemos dónde acaban algunos de estos dispositivos.

¿Cuáles son sus próximos proyectos?

Estamos volcados con el sector salud. Hemos creado un minihospital que tiene el tamaño de un maletín y vale 100 veces menos que la sala de monitorización de un hospital. Este vale unos 1.000 euros. De esta forma se está revolucionando la telemedicina. La herramienta permite que el usuario se mida en casa, monitoriza los datos a tiempo real, los manda a la nube y un médico, a miles de kilómetros, lo analiza. Tenemos un presupuesto para 2018 de 1,5 millones de euros para I+D. No sabemos del todo el potencial que esto tiene, pero vamos por buen camino.

Source link

El currículum no te va a conseguir el trabajo de tus sueños | Tendencias

Envíanos tu currículum y ya te llamaremos”. Esta es, probablemente, la frase que más hemos escuchado quienes nos hemos visto envueltos en una búsqueda de empleo, ya que la primera puerta para acceder al mundo laboral te la abre este papel.

Los empleadores dedican el 60% de su tiempo a leer currículums, según un informe de la consultora SAP. La pretensión de condensar en uno o dos folios todas las habilidades profesionales y personales que te convierten en el candidato ideal para un determinado puesto de trabajo siempre ha sido bastante ingenua, pero no existen demasiadas alternativas reales.

Los procesos de selección que exigen superar determinadas pruebas y participar en varias entrevistas tampoco son tan eficientes como cabría esperar. El impacto que dejan las primeras impresiones puede llevar a los seleccionadores a caer en prejuicios y condiciona a la empresa a jugarse la elección de su futuro trabajador a una sola carta.

Fotograma de la película ‘El método’, que trata sobre las consecuencias de un controvertido proceso de selección empresarial

Hoy, se desarrollan herramientas capaces de poner a disposición de las empresas y de los candidatos la información que necesitan conocer de forma precisa para incrementar la eficiencia de los procesos de selección.

“La analítica de datos te da las claves para localizar el talento que necesita tu empresa, pero también te permite conocer mejor a la gente que ya trabaja en tu organización, descubrir tus puntos fuertes y débiles y compararte con la competencia”, explica Jeff Weiner, director ejecutivo de LinkedIn durante un evento en el que la plataforma presenta sus nuevas herramientas, alineadas con este tipo de soluciones.

Según un estudio de la agencia de personal Manpower, una de cada cuatro empresas españolas reconoce que no encuentra a los profesionales que demanda, en un país que cuenta con una tasa de desempleo del 17%. La falta de formación en competencias cada vez más específicas es sin duda el principal problema que explica este fenómeno, pero no el único. En ocasiones, empresa y candidato no son capaces de encontrarse y es necesario un mecanismo que ponga en contacto a estas compañías con los perfiles que necesitan.

“La manera en que detectan el talento las empresas ha determinado su éxito o fracaso. Los empleadores no van a encontrar por sí mismos el perfil exacto que necesitan sus empresas: la inteligencia artificial está allí para ayudarlos”, sentencia John Jersin, líder de producto de LinkedIn. La plataforma ha profundizado en un software pensado para empresas que localiza una serie de aspectos de interés para un puesto de trabajo, asigna una puntuación a los candidatos en cada uno de estos aspectos y los ordena en función de su idoneidad.

“La respuesta está en convertir el dato en una ventaja para encontrar el talento”, resume Dan Shapero, vicepresidente de la compañía. “No se trata de confiar ciegamente en ellos; el factor humano es fundamental. La solución consiste en dar a los departamentos de recursos humanos herramientas de analítica y confiar en su instinto”.

La disponibilidad de datos que permite la sociedad de la información supone un cambio de paradigma respecto a las cuestiones que pueden valorar las empresas a la hora de elegir quién se adapta mejor a su candidatura, pero abre un debate en términos de invasión de privacidad.

Przemek Berendt, vicepresidente de la consultora Luxoft, divisa la posibilidad de construir perfiles psicológicos de los candidatos en función de su actividad en redes sociales y va un paso más allá. “Si estoy buscando a alguien que sepa de blockchain, que es una materia donde todavía es difícil encontrar expertos, podría seguir la huella digital de posibles candidatos y ver si suelen buscar información sobre esta tecnología y encajan con lo que busco”, expone.

Adelyn Zhou, cofundadora de Topbots, considera que el potencial de la analítica de datos en este ámbito todavía no se ha explorado lo suficiente. “En una entrevista de vídeo, el machine learning puede permitirte analizar la expresión facial, el lenguaje corporal o el tono de voz de un candidato”.

Source link

La náutica innova en conectividad y diseño | Compañías

Digitalizar el mar suena a utopía, pero es lo que se han propuesto en SmartSea Technologies, una startup de Barcelona. La compañía, que comparte espacio con otros proyectos de negocios en el centro de emprendimiento Pier 01, en el Palau de Mar, está innovando en un sector que apenas comienza a recuperarse de la crisis y que no ha conseguido tener una presencia internacional significativa, a pesar de la popularidad de la náutica deportiva en su mercado base, España.

SmartSea, resultado de la fusión de la aplicación para puertos deportivos Smart Port y la red social para navegantes BlooSea, empezó en 2012 con un listado móvil de los servicios que ofrecía cada terminal portuaria. Pero en 2016 sus fundadores convinieron en que necesitaban desarrollar un producto verdaderamente disruptivo que les ayudase a crecer y marcar la diferencia.

SmartSea trabaja para llevar al mar tecnologías como el big data y el internet de las cosas

“Habíamos empezando conectando a los navegantes con los puertos, pero nos dimos cuenta de que a lo mejor, lo que teníamos que hacer era conectar a los barcos, porque sin estos no hay navegantes ni puertos”, afirma Alejandro Martínez, director general de la empresa.

En el sector automoción se lleva muchos años hablando del big data, del internet de las cosas y del coche conectado como un primer paso hacia el vehículo autónomo. Martínez y su equipo decidieron que era el momento de trasladar todos esos conceptos a la industria náutica. En esos días Seat prestó un ejemplar de su modelo conectado a BeMobile, startup con la que comparten oficinas en Pier 01, a fin de que esta trabajara en el desarrollo de aplicaciones para el auto; cercanía que en SmartSea aprovecharon para detectar posibles innovaciones extrapolables a su sector.

Fue así como surgió SmartBoat, una plataforma que permite a los propietarios de embarcaciones disponer de información de todas las constantes del barco en tiempo real. El sistema consta de un hardware que se instala de manera muy sencilla en el yate –“son dos cables”, dice Martínez– y una aplicación móvil. El dispositivo recoge los datos y los transmite a un servidor para que luego puedan consultarse en la app.

Dado que un barco pasa la mayor parte del tiempo atado al muelle, ¿qué tipo de información puede interesarle consultar a todas horas a un marinero en tierra? “Hay una gran cantidad de parámetros que conviene monitorizar como, por ejemplo, que las bombas de achique, que sacan el agua que se acumula en la sentina, la parte más baja del casco, funcionan correctamente, porque de lo contrario, al día siguiente puedes encontrar el barco hundido en el pantalán”, explica Martínez. En caso de detectar una anomalía de este tipo, un golpe, un fallo en las baterías o la entrada de una pequeña vía de agua, el sistema envía una alerta al usuario.

La aplicación SmartBoat.
La aplicación SmartBoat.

La app es capaz también de entender el contexto en el que este se encuentra (si está a bordo o en tierra) para mostrarle una información u otra dependiendo de cada situación. Si se trata del primer caso, da la posiblidad de comprobar si el yate cumple cuatro condiciones básicas para salir a navegar:si hay aceite de motor, si los grifos de fondo están abiertos (fundamental para refrigerar el motor y evitar que se recaliente), el nivel de combustible y si se llevan chalecos salvavidas.

Hacer esta lista de comprobación es clave para la seguridad del pasaje porque “el 55% de los accidentes que asiste Salvamento Marítimo es de embarcaciones de recreo, lo cual es una barbaridad”, señala Martínez. En una fase más avanzada, SmartSea aspira a incorporar funciones de mantenimiento predictivo e incluso de barco autónomo.

Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.
Alejandro Martínez (segundo por la derecha) junto con el equipo de SmartSea, en el Port Vell de Barcelona.

“Para eso necesitamos generar un historial de millas marinas recorridas”, indica. El prototipo, que ha concluido la fase de pruebas, se presentará en el Salón Náutico que se inaugura hoy en Barcelona. El evento, en el que participarán 275 empresas y en el que se expondrán cerca de 700 barcos, ha continuado adelante a pesar de las crecientes tensiones políticas en Cataluña, el principal mercado de barcos nacional junto con Baleares.

La afición por la náutica en España empezó a crecer en los años sesenta, cuando aparecieron los primeros astilleros, escuelas de navegación y empresas de alquiler. El sector prosperó hasta 2008 cuando la crisis obligó a las familias a recortar el gasto en actividades de ocio. “La recesión hizo mucho daño, con caídas de ventas espectaculares”, dice Ramón Girbau, un experto en reparación y mantenimiento de barcos que empezó a fabricar sus propias embarcaciones en 2010.

Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.
Yate Astondoa 100 Century, de Astilleros Astondoa.

A diferencia de otras industrias, como la automoción, la mayoría de fabricantes de yates y veleros en España son pequeñas empresas que no están internacionalizadas, lo que les ha impedido compensar la caída del mercado doméstico con un aumento de las exportaciones. “Quedamos pocos. Si no quebraron, muchos astilleros han tenido su actividad en letargo”, señala el fundador de Girbau Boats, que construye barcos de entre 8,5 y 9,16 metros de eslora en el cabo de Creus, en la Costa Brava.

Si bien las ventas todavía están lejos de los picos de 8.400 unidades alcanzadas en 2008, el mercado se recupera. Las matriculaciones de embarcaciones de recreo crecen al mes de septiembre un 9%, hasta las 4.732 unidades. La asignatura pendiente sigue siendo la internacionalización. En los siete primeros meses de este año, la balanza comercial de España en yates y embarcaciones acumula un déficit de 104 millones de euros, casi tantos como los 107 millones de todo 2016, según estadísticas oficiales.

“Nuestra balanza comercial está claramente condicionada por la pérdida de tejido productivo en este segmento”, comenta Jaime Cortecero, director de ventas de Astondoa, empresa familiar que tiene cuatro astilleros en Santa Pola, Alicante, donde construye yates de hasta 37 metros de eslora.

Las cifras

4.732 embarcaciones se matricularon entre enero y septiembre de este año, lo que supone un aumento del 9,23%, según ANEN, la Asociación Nacional de Empresas Náuticas.

1.475 del total de barcos matriculados se destinaron al alquiler, un segmento que crece en lo que va de año un 25%.

104 millones de euros es el déficit comercial del sector a julio, según el Ministerio de Comercio Exterior.

Junto con Sasga Yachts y Rodman, Astondoa es uno de los pocos constructores nacionales que está vendiendo al exterior. “En este momento, las exportaciones suponen más del 75% de nuestras ventas, destacando América y Europa como mercados más grandes”, indica Cortecero, quien precisa que Italia es el principal competidor de España en la gama de yates superiores a 16 metros de eslora.

Sasga Yachts fabrica en Menorca, mientras que Rodman, la empresa más grande del sector, tiene tres factorías en Galicia y dos en Portugal que exportan a más de 50 países de Europa, Sudamérica, África, Oriente Medio y Asia.

Estos tres astilleros “están haciendo un buen trabajo y sus barcos están reconocidos fuera”, destaca Javier Sáez, responsable de operaciones de Disvent Ingenieros, distribuidora de material electrónico y sistemas de comunicación para embarcaciones, con sede en Barcelona.
La situación es parecida en componentes. “No hay marcas nacionales de prestigio en electrónica ni electricidad. No obstante, entre nuestros productos contamos con paneles eléctricos modulares de la empresa de Badalona Pros by Ditel que nos planteamos exportar”, refiere Sáez.

En motores marinos, Solé Diesel, empresa con sede en Martorell, lleva exportando desde los años setenta. “De lo contrario, habríamos cerrado durante la crisis”, expresa Enric Solé, presidente de la compañía que fundó su abuelo en 1912 y que obtiene en el exterior el 65% de sus ingresos, que el año pasado ascendieron a 8 millones de euros. “Tenemos distribuidores en todas partes, excepto en Estados Unidos, donde hay muchas trabas normativas”, indica.

Según datos de la Fira, organizadora del Salón, el 15% de los expositores serán empresas extranjeras procedentes de 14 países, entre los que figuran las francesas Zodiac, Jeanneau y Beneteau (junto con su filial de catamaranes Lagoon), la británica Sunseeker y la japonesa Yamaha.

“Exportar es caro, pero es uno de mis objetivos a medio plazo”, dice Ramón Girbau, para quien la única forma que tiene un astillero pequeño como el suyo de internacionalizarse con éxito es ofrecer un producto diferente en diseño y acabados. “La estética es importante, pero también hay que darle valor a la utilidad: espacios abiertos, bañera en popa con sombra para proteger del sol, un buen solárium… Hay barcos muy bonitos, pero que no se pueden disfrutar”.

Source link

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento | Compañías

Posicionar al País Vasco como un territorio atractivo para emprender. Ese es el objetivo básico del Plan Interinstitucional de Emprendimiento de Euskadi 2020 (PIE 2020), explica Aitor Urzelai, director de Emprendimiento del Gobierno vasco, a CincoDías . El programa, que se presentó esta semana en el Parlamento, recoge más de 300 acciones con un marco común y un repositorio único, y cuenta con una previsión presupuestaria de 295 millones hasta 2020.

“El plan es muy ambicioso. País Vasco siempre ha sido pionero en políticas públicas de emprendimiento, ahora se pretende que sea el mejor sitio para situar una startup”, explica Iñaki Ortega, director de Deusto Business School. El programa incluye medidas de formación, eliminación de barreras burocráticas o revisión de la fiscalidad. “Es amplio y apunta en la buena dirección. Involucra a todas las Administraciones –Gobierno vasco, diputaciones y ayuntamientos–”, indica Lander Beloki, decano de la facultad de empresariales de Mondragon Unibersitatea.

El ecosistema emprendedor vasco destaca por su carácter industrial

Otro de los objetivos de la iniciativa es fomentar la cultura emprendedora entre los ciudadanos vascos. “Hay todavía mucho camino por recorrer. Ahora mucha gente emprende porque no encuentra hueco en el mercado laboral”, lamenta Beloki.

El último informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM) señala a Euskadi como una de las comunidades donde menos personas prevén iniciar un negocio. “Se detectó que se estaba perdiendo fuelle emprendedor, porque implica un riesgo. Las oportunidades de empleo hacen que la gente opte por la cuenta ajena”, dice Ortega.

Todos los actores destacan la importancia de la constancia en el apoyo al emprendimiento. “No son políticas a corto plazo, sino programas de lluvia fina, de generar un ecosistema”, afirma Ortega. “El ecosistema emprendedor destaca por su carácter industrial. Las startups tecnológicas que tengan una aplicación industrial tienen un encaje perfecto en Euskadi”, cuenta Urzelai.

La aventura de emprender

Euskadi invertirá 295 millones en fomentar el emprendimiento

Perfil. El emprendedor en Euskadi suele ser un profesional con formación universitaria que ronda los 40 años. Destaca el papel de las mujeres emprendedoras, que llega casi al 50%.

Nuevo perfil. Los expertos señalan un cambio. “Hay una nueva generación que emprende en industria 4.0, big data o intenet de las cosas”, cuenta Iñaki Ortega. La universidad de Mondragón imparte desde 2009 un grado centrado en el emprendimiento –LEINN–, donde los alumnos crean su propia empresa.

Reconocimiento. “Falta una labor de reconocimiento social del empresario. Aquí era algo que estaba mal visto. En otras culturas consideran que genera empleo y crea riqueza”, señala Gonzalo Artiach.

Abrir una empresa en España requiere 13 días de media, según el informe Doing Business del Banco Mundial. “Crear una compañía es fácil, pero lo más complicado es conseguir un primer cliente”, apunta Gonzalo Artiach, fundador de Decidata, una startup de Getxo (Bizkaia) que se dedica a la ayuda a otras empresas en la toma de decisiones mediante análisis de datos.

Esta compañía resultó elegida en uno de los programas de emprendimiento más conocidos, el BIND 4.0, una aceleradora que ofrece la posibilidad de firmar un contrato con una gran empresa industrial, explica Urzelai. “Para nosotros fue decisivo ser uno de los ganadores”, cuenta Artiach. Con esta iniciativa, Decidata logró un contrato con Euskaltel y este año prevé alcanzar una facturación de 175.000 euros.

Source link

Siete pilares para una buena comunicación | Fortuna

La comunicación es cada vez un pilar más importante en el éxito de una empresa. La asociación de directivos de comunicación, Dircom, considera que el departamento de comunicación funciona como un director de orquesta. Las organizaciones son bandas en las que cada vez hay más músicos tocando diferentes instrumentos, y es el director de comunicación quien aporta una visión transversal y hace que todo suene con armonía. Así lo recoge el anuario de Dircom, donde están convencidos de que el estudio de la disciplina que les ocupa arrojará un poco de luz en un mundo cada vez más cambiante. Han dividido la materia en siete áreas fundamentales, acompañadas de casos de éxito y testimonios de expertos, para ayudar a los profesionales a saber hacia dónde se dirigen las nuevas tendencias en comunicación.

  1. La confianza. El público ha perdido la fe en las instituciones tradicionales. En parte, esto se debe a que rechazan la autoridad convencional establecida y demandan un cambio. Los empleados son los principales embajadores de una compañía en este sentido, y por tanto, los que tienen más poder para construir (o destruir) la reputación de una marca. Por ello, es importante poner el foco en ellos. Además, es fundamental que las empresas definan una identidad clara y unos valores auténticos para que la gente pueda identificarse con las ideas que representa. Las organizaciones están tendiendo a llevar a cabo cada vez más acciones para acercarse a los consumidores. Es el caso de Lego, la compañía que fabrica construcciones de plástico que ha creado su propia red social para disponer de una comunidad de fans a partir de los 13 años. Lego Life funciona de forma muy parecida a las plataformas existentes, pero las imágenes que se comparten son las creaciones de este tipo de construcciones, además de que todas las fotografías deben ser apropiadas para los más pequeños. La seguridad es fundamental, por lo que los usuarios deben registrarse bajo un seudónimo y avatares de personajes de Lego. Esta aplicación llegará a España a lo largo de este año.
  2. La estrategia. Se presenta una nueva era y las empresas deben rediseñar su estrategia y el futuro de su firma. Las compañías exitosas son las que logran una buena interacción entre el usuario, el producto y la propia marca. Para ello, la estrategia tiene que construirse alrededor del consumidor, siendo creativos y conociendo las preferencias de estos para triunfar. Es el caso de Zappos, una de las empresas de zapatos de venta online. La compañía ha entendido que los empleados tiene mucho que ver en el éxito de una empresa. Por eso, su estrategia se ha centrado siempre en tener trabajadores felices, lo que repercute en una mejor atención al cliente y en una mayor cercanía con los consumidores. Esta idea nació porque en Zappos tuvieron claro desde el principio que su objetivo no era solo ganar dinero, sino también fidelizar clientes.
  3. La comunicación interna. Esta se ha vuelto cada vez más transversal y transparente. Puesto que los empleados son los portavoces que más confianza despiertan, se debe poner el foco de la comunicación en ellos, ya que manejan un intangible tan importante como es la reputación de una compañía. Las empresas deben apoyarse cada vez más en las nuevas herramientas digitales, pues estas pueden ser de gran utilidad para favorecer la comunicación entre empleados. El programa Idea de Ecoembes es un ejemplo de cómo se aplica la transversalidad en una organización. Para desarrollar este proyecto, la compañía de reciclaje pidió a sus empleados que sacaran su vena emprendedora y sugirieran ideas de negocio. La propuesta ganadora fue premiada con 3.000 euros y una semana de vacaciones. Además, las mejores ideas han sido implementadas y las personas que las sugirieron tienen un papel fundamental en su desarrollo.
  4. La comunicación móvil. Los expertos aseguran que en dos años esta será la primera forma de contacto con el usuario. Cuando prácticamente la totalidad de la población española tiene smartphone y pasa de media más de dos horas al día conectada a internet, poner el foco en la comunicación móvil resulta fundamental. La aerolínea Iberia ha puesto las nuevas herramientas digitales al servicio de la comunicación interna para crear Iberia Now. Se trata de una aplicación exclusiva para los empleados con la que estos pueden consultar, desde cualquier parte y a cualquier hora, la información más importante de la intranet corporativa. Este tipo de herramientas son un nuevo canal para comunicarse con los empleados, un sistema útil para ellos y para la empresa, que favorece que se genere comunidad.
  5. Big data’. Gracias a sus predicciones, proporciona una gran ventaja competitiva en un momento de incertidumbre. Los profesionales son conscientes de la importancia que tendrá el big data en su forma de trabajar. Sin embargo, aún no se ha implementado completamente en las compañías, pues la formación sobre el tema es escasa. Esta tecnología hará del micromarketing una realidad palpable. Algunos ya se han adelantado, el grupo de música Taburete ha logrado triunfar sin publicidad y sin sonar en las emisoras comerciales, gracias a la consultora The Good Click, que ha sido fundamental para conseguir el éxito. Analizaron bases de datos de Spotify y Youtube para observar las tendencias de escucha del público y realizaron acciones de microsegmentación para poner reclamos del grupo en la navegación digital de forma más concreta.
  6. Contenidos. Una historia bien contada transmite mejor el mensaje y los valores de la compañía. El storytelling puede ser un diferenciador entre empresas. Aplicaciones como Facebook Messenger, WhatsApp o Line revolucionarán el marketing y darán lugar a una forma de interactuar con los clientes mucho más íntima y personalizada. La información es la gran apuesta de BBVA. El banco ha convertido su página web en un canal, a través del que ofrecer a sus clientes contenidos de utilidad. En un mundo en el que cada vez hay más competencia entre los canales de comunicación, BBVA apuesta por crear contenido propio. En palabras de Ignacio Jiménez, director de comunicación corporativa de la entidad financiera: “El paradigma ha cambiado. Ahora son las noticias las que tienen que ir en busca de los lectores y no al revés.” Ya no sirve limitarse a la comunicación con los periodistas y la compra de espacios publicitarios. Para desarrollar el proyecto, el banco ha instalado diez redacciones independientes en diferentes países del mundo con el objetivo de crear información diferenciada y de utilidad para los usuarios.
  7. Empresa social. Los ciudadanos reclaman que las empresas sean sostenibles, comprometidas y transparentes, y se decantan por compañías que minimizan los impactos negativos en el entorno en el que actúan. En este sentido, el gabinete de comunicación tiene un papel clave para transmitir correctamente estas políticas y despertar la confianza de su público. El grupo de Hoteles NH ha ido un paso más allá con su iniciativa Hoteles con Corazón. Tienen claro que juegan un rol activo en las comunidades en las que viven, como reza su lema, por lo que se toman muy en serio las políticas de responsabilidad social corporativa. Una de ellas consiste en ofrecer habitaciones de hotel gratuitas a las familias de los niños que estén hospitalizados lejos de su hogar. De esta manera, el grupo hotelero pretende que las familias se ahorren los gastos del alojamiento para que los niños puedan estar acompañados de sus seres queridos mientras permanecen ingresados.

Source link

Sabadell lanza el primer portal abierto para buscar todo sobre un territorio | Compañías

La apuesta de los bancos por el big data es imparable. Se ha convertido uno de los soportes tecnológicos claves para su futuro. Banco Sabadell ha sido la última entidad en lanzar un novedoso portal con esta tecnología.

La entidad que preside Josep Oliu, en colaboración con InnoCells, su hub de nuevos negocios, acaba de lanzar Kelvin Atlas, el portal público de open data “más completo del sector financiero español, que permite a cualquier usuario conocer en detalle dinámicas económicas, comerciales y turísticas mediante un mapa interactivo de actualización continua”, explican fuentes de la entidad.

Gracias al uso de datos totalmente anónimos y protegidos, se puede conocer la evolución del consumo en cualquier territorio, añaden las mismas fuentes.

Esta herramienta permite consultar y compartir información para aportar valor añadido a todos los sectores “de manera ética y responsable, ya que garantiza la privacidad de los clientes”, aseguran. Sabadell ya se introdujo en el uso de los datos con la creación de Kelvin Retail, una plataforma online que ofrece a comercios y autónomos información destacada sobre su negocio, sus clientes y su sector, gracias al análisis de los datos del TPV, siempre de forma anónima.

Kelvin Atlas es un desarrollo de InnoCells, el hub de nuevos negocios digitales de Sabadell. Fuentes de la entidad financiera aseguran que con esta plataforma se demuestra “los beneficios de conectar la agilidad del mundo startup con el conocimiento y la experiencia de un banco, en este caso Sabadell”. La entidad, como su nueva filial, aseguran que refuerzan así su compromiso con la innovación abierta y colaborativa.

El banco afirma que con el diseño de Kelvin Atlas, en formato de mapa interactivo, facilita que empresas, investigadores, instituciones públicas y la ciudadanía en general exploren infinidad de datos anonimizados en una única interfaz. Además, permite filtrar la información por ámbito geográfico (estatal, comunidad autónoma, provincia, municipio y distrito), actividad (sector, ventas por día y hora), zona y tipo de consumidor (nacionalidad, sexo y edad).

La herramienta ofrece una “fotografía” actualizada y con gran detalle de la actividad comercial de diferentes territorios para dar respuesta a preguntas clave: qué sectores económicos son más activos en una comunidad autónoma; en qué zonas de la ciudad se concentra una mayor actividad comercial, o qué perfil de consumidores compra en un distrito o municipio.

El nuevo portal de open data también ofrece una gran variedad de datos y funcionalidades al sector público y privado para conseguir mejoras tanto en el ámbito social como en el empresarial, explica Banco Sabadell. “Así, por ejemplo, resultaría de utilidad para emprendedores que se planteen abrir nuevos negocios y necesiten encontrar la ubicación ideal. Además, este nuevo servicio podría ayudar a las Administraciones públicas a ampliar su conocimiento sobre el impacto de las diferentes actividades económicas en su territorio o de un sector clave, como el turismo”, destacan en la entidad financiera.

De interés para pymes y sector público

El nuevo portal. Kelvin Atlas puede ser de gran interés para el sector público, ya que a través de los datos que ofrece se pueden analizar y aplicar infinidad de acciones en diferentes territorios. Su utilidad también se extiende al sector privado debido a la elevada cantidad de información y su constante actualización, que permite identificar tendencias de consumo actuales.

InnoCells. Es el hub de nuevos negocios digitales de Sabadell. “Una apuesta por un modelo de innovación abierta y colaborativa, que conecta la agilidad del mundo startup con la excelencia profesional de la entidad. Un referente a escala nacional e internacional en el desarrollo de soluciones disruptivas”, explican desde el banco.

Source link

El acero se apunta a la cuarta revolución | Compañías

La producción de acero bruto en España se situó el pasado año en 13,6 millones de toneladas, un 8,5% inferior a la de 2015. Sin embargo, Andrés Barceló, director general de la Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid), afirma que “el cambio de tendencia internacional en el segundo semestre hizo que la mayoría de las empresas del sector cerraran el año con mejores perspectivas de cara a 2017”. Un optimismo al que contribuirán también los avances tecnológicos que el sector está aplicando en sus procesos de producción.

Entre ellos destaca la incorporación a la industria 4.0 y la utilización de la nanociencia para buscar nuevos materiales, además de la eficiencia energética y la ciberseguridad, según Asier San Millán, director de Siderex, la Asociación Española de Exportadores de Productos e Instalaciones Siderúrgicas.

El cambio de tendencia augura una recuperación en la producción durante 2017

A su juicio, “la integración de la electrónica, la información y las comunicaciones en los procesos productivos está ayudando a mejorar la automatización y a que el sector se vuelva más inteligente”. En esto, la realidad aumentada y el big data juegan un papel relevante. La primera “permite detectar errores en condiciones extremas” y el segundo “facilita la toma de decisiones, mejora la calidad de la colada y aumenta la eficiencia de los hornos y los procesos”, indica San Millán.

Como recuerda Barceló, la siderurgia es “la base de la cadena de valor metalmecánica de los automóviles, la maquinaria y las infraestructuras, que tienen en el acero un componente fundamental.” Y, en este contexto, desde Unesid destacan la transformación llevada a cabo por el sector con “la implantación de procesos de mejora preventiva y la integración de nuevas tecnologías en el puesto de trabajo”.

En cuanto a la nanotecnología, San Millán señala que “la modificación microestructural de un acero convencional para mejorar sus propiedades y optimizarlo con nuevos recubrimientos inteligentes son algunos de los procesos que permite desarrollar”. Los resultados, como apunta Barceló, son aceros de alta resistencia con menos peso y que “conservan excelentes capacidades mecánicas y pueden competir con otros materiales”.

Mientras tanto, las principales empresas de la industria potencian la tecnología en sus procesos. Sidenor está intensificando la monotorización y el tratamiento de datos. Tubacex se ha propuesto crear productos de mayor valor añadido y Tubos Reunidos está optimizando los procesos productivos.

Frutos positivos

Nanotecnología. Produce aceros de alta resistencia y menos peso, con excelentes capacidades mecánicas y que pueden competir con otros materiales.

Big data. Los datos sirven para mejorar la calidad de la colada y aumentar la eficiencia de los hornos y los procesos.

Source link

Tiempo de la construcción 4.0 en ingeniería | Compañías

En la ingeniería española, más que de big data se habla del “revolucionario sistema BIM” (Building Information Modeling), que se alimenta de los datos. Es, en concreto, una especie de maqueta digital, con una gran base de datos –he aquí la conexión–, que permite en tiempo real el trabajo en grupo en los proyectos de construcción. Y deberá utilizarse durante todo el ciclo de vida de una infraestructura, explican desde la patronal Tecniberia.

Incluso, a partir de diciembre de 2018, será obligatorio en las licitaciones públicas de edificación y, desde julio de 2019, para las públicas de infraestructuras, apuntan. Por eso, el Ministerio de Fomento ha fijado una calendario de implantación, para el cual ha creado una comisión público-privada, de la que también forma parte dicha patronal. No obstante, Fomento recomienda a las empresas que se incluya en todas sus licitaciones desde marzo próximo.

La tecnología ayuda a que se dedique un mayor porcentaje de la inversión a la ingeniería y fomenta el teletrabajo, dicen en Typsa

La herramienta de modelado electrónico e información de las construcciones disminuirá un 33% el coste del ciclo de vida de los activos, reducirá un 50% el periodo de edificación y otro 50% las emisiones de efecto invernadero y aumentará en ese mismo porcentaje las exportaciones, según cálculos del Gobierno británico que refiere Tecniberia.

BAC Engineering Consultancy lo ha aplicado recientemente en Colombia, tras participar en el desarrollo y diseño del Art Center, el mayor auditorio que se levanta en Bogotá. “La transformación digital, que sí han experimentado otros sectores, está pendiente de abordar”, reconoce Miguel Mondría, director técnico de Typsa. Aquí se denomina construcción 4.0, por su analogía con la cuarta revolución industrial, pero es aún incipiente, recalca. El futuro pasa por una mayor industrialización y automatización e incorporación de componentes tecnológicos (sensores) que mejorarán el diseño y la construcción, agrega.

Typsa dirige así sus inversiones a tecnologías de la información, I+D+i, con el foco en la innovación, y a la formación de sus ingenieros. “Las nuevas tecnologías ayudan a que se dedique un porcentaje mayor de la inversión a la ingeniería, lo que reduce el coste total de la infraestructura durante su vida útil, y permiten que parte de la obra se desarrolle lejos del lugar [el 95% de la actividad del sector está en el exterior]”, comenta Mondría. Es el caso del metro de Riad, en el que Typsa participa y que desarrolla desde 10 oficinas distintas en tres continentes. 

Source link

De la piscina al wifi en el residencial | Mi dinero

El renacido sector inmobiliario quiere apostar por la tecnología. Lo hace, cada vez más, en ámbitos como la construcción y el proyecto de nuevas obras, pero también en la tasación y en los servicios que se ofrecen en los edificios residenciales una vez acabados. Además, el ladrillo ya se acerca a las bondades del big data mediante la tasación en línea de viviendas.

Desde hace unos años surgen en internet plataformas que ayudan a los usuarios a conocer el precio de una vivienda en función de los metros cuadrados y de la situación. “Este tipo de tasaciones se dan gracias a los datos que recopilan los bancos que otorgan precio según sus bases de datos”, cuenta Alberto Moya, presidente de la Asociación Nacional de Tasadores, Peritos y Mediadores. “Se trata de mera información, nunca vinculante ni admitida para la concesión de una hipoteca”, añade el experto.

“Sin mirar el estado de conservación, este tipo de informes online no son válidos”, confirma Moya. Desde la Asociación de Tasadores reconocen que, “al contrario de lo que puede parecer, estas webs nos benefician, pues generan mucha más incertidumbre y hacen más necesaria la figura de un tasador especializado”, relatan.

Alicia Hinojosa, directora de suelo y desarrollo inmobiliario de Haya Real Estate, confirma que, para el sector, “lo importante en materia de nuevas tecnologías está por venir, que deberá ir de la mano de las necesidades que vamos a crear y de las que haremos negocio”.

En el ámbito comercial, las inmobiliarias se han puesto en marcha para crear soluciones con las que captar clientes. “Permiten conocer qué necesitan y dónde quieren la casa, dar respuesta a sus búsquedas, ofreciendo un servicio personalizado”, apunta Jon Artolozaga, director de GroupM.

¿Qué opina de elegir los acabados de su nuevo piso mediante una app en el móvil? Color de las paredes, tipo de suelo, muebles de cocina, puntos de luz… Todo es posible configurarlo (y visualizarlo) con la aplicación creada por la constructora Vía Célere. “Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes de la vida y queremos implicar al comprador y que construya con nosotros”, explica Cristina Ontoso, directora comercial de la inmobiliaria.

Algunas constructoras ya ponen el punto tecnológico a sus edificios y, entre los extras de una vivienda, como la piscina o la pista de pádel, ahora se incluyen taquillas electrónicas para la recepción de paquetería o el wifi en las zonas comunes.

Citibox, empresa nacida del Campus Google, ofrece la recepción automática de paquetes a 37.000 viviendas en toda España. “Se trata, hoy en día, de una necesidad el contar con este tipo de buzones que, mediante una aplicación móvil, permiten al vecino recoger sus paquetes 24 horas al día”, destaca Carlos Carrasco, director de marketing de la compañía.

El auge del ecommerce convierte estos servicios en fundamentales, “principalmente, en grandes residenciales nuevos, donde pueden llegar centenares de paquetes al día”, concluye.

Source link