Las operadoras ‘low cost’ crean nueva competencia | Compañías

Desde que el boom de la telefonía móvil prendió en España, el bombardeo de ofertas y contraofertas ha sido una constante. Enterrada la práctica común de regalar los terminales, la guerra entre operadoras se ha basado en los últimos años en la oferta de otros servicios y, sobre todo, en las tarifas, cada vez más baratas.

Los servicios premium conviven hoy con decenas de otras ofertas que buscan a los clientes más jóvenes, los más tecnológicos, los extranjeros o los de menor poder adquisitivo. Se trata de segmentos de mercado que han pasado a disputarse también las grandes operadoras, bien con segundas marcas, bien con enseñas redirigidas para dar servicio a esos clientes.

Cuando las grandes vieron que las operadoras móviles virtuales (OMV), a las que alquilan la red, lanzaban ofertas tan agresivas que conseguían arrebatarles a sus usuarios particulares, decidieron contraatacar y hoy hay casi una decena de marcas vinculadas a operadoras consolidadas que se baten el cobre.

La primera en sacar segunda marca fue Telefónica, que al adquirir Tuenti en 2012 “decidió apalancar tanto la audiencia y éxito de la red social como la capacidad de desarrollo del equipo técnico, que la desplegó para crear desde cero una compañía móvil diferente a las demás y 100% digital”, explica Pablo Ledesma, director de Tuenti España. Efectivamente, la marca juega a tener como sello diferenciador “un modelo muy digital, en el que el cliente tiene todo el control de su relación con la operadora a través de medios digitales. La manera de comunicarnos con el cliente, la manera de escucharle y de dialogar con él, la manera de contratar…, todo es distinto”, añade.

A mediados de 2012 Orange relanzó Amena; sin embargo, desde la empresa más que hablar de segundas marcas prefieren decir: “Hemos optado por una estrategia multimarca gracias a la cual nuestra compañía abarca un mercado más amplio enfocado a distintos segmentos de cliente.

Dentro de esta estrategia, Jazztel se perfilaría como la primera de esas segundas marcas de Orange”, indica Ignacio López Bandrés, director de marketing residencial de Orange España, y continúa resaltando que “nuestros competidores han optado por rebrandings después de adquisiciones (Telefónica con Digital+, Vodafone con Ono). A través de nuestras diferentes marcas, Orange llega a todos los segmentos del mercado y puede adoptar estrategias distintas para competir en diferentes segmentos”.

Nuevo consumidor

La última de estas marcas low cost en lanzarse ha sido Lowi, en 2014, “como respuesta a un cambio de paradigma en parte de la sociedad española y como consecuencia de nuevas actitudes y comportamientos de los consumidores derivados de la crisis económica, las nuevas tendencias de comercialización de servicios por Internet y la búsqueda de una simplicidad y transparencia en los servicios de telecomunicaciones, que fuesen alternativas reales y fiables a las marcas tradicionales”, destaca Carmen Guerrero, directora de Lowi.

Pero Telefónica, Vodafone u Orange no están solos. Últimamente tienen un competidor que les sigue de cerca, MásMóvil. Según datos de la operadora, durante el primer semestre del año, ha captado 182.000 nuevos clientes de pospago.

Telefónica con Tuenti, Vodafone con Ono y Orange con Jazztel, Amena y Simyo pujan por las altas con 30 firmas online

Además, las principales telecos llevan años compitiendo con los OMV, de hecho, hoy hay en activo en el mercado español casi una treintena de operadores móviles virtuales. Y no parece que les vaya mal ya que, según los últimos datos difundidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, los OMV y el grupo MásMóvil obtuvieron al finalizar julio saldos netos de portabilidad positivos, con 10.076 y 39.403 líneas, respectivamente.

Por el contrario, Movistar, Orange y Vodafone perdieron líneas, ya que exportaron 16.028, 11.017 y 22.434 números más de los que recibieron de otras compañías. En total, en julio se portaron 523.532 números móviles, lo que supone un 11,9% más que en el mismo mes de 2016.

Reparto de líneas

Pero esas nuevas altas, ¿de dónde salen? ¿De la primera marca? “Captamos clientes que no están en Vodafone porque nos dirigimos a perfiles distintos y, por tanto, un cliente de Vodafone no es sensible a una oferta de Lowi”, afirma tajante Carmen Guerrero. El responsable de Tuenti matiza más: “La ambición y el foco de Tuenti es crecer de manera complementaria a Movistar, es decir, añadir clientes al grupo. Lógicamente siempre hay clientes de la primera marca que se mueven a la segunda, eso no se puede evitar, pero la inmensa mayoría provienen de otros operadores”.

En cuanto al público al que se dirigen, hay para distintos gustos. “Tuenti es una operadora para cualquier tipo de persona que se sienta cómoda en un entorno digital. Existe una leyenda urbana alrededor de que Tuenti es para jóvenes quizá por lo que nuestra marca significó en el pasado… Yo insisto que es para todos. Como mucho será para jóvenes de espíritu, quizás”, aclara Pablo Ledesma.

Mientras que Orange ofrece la gama de servicios más completa, con Jazztel se compite con un precio justo por lo que necesitas sin otros servicios adicionales, mientras que Amena está concebida para quienes precisan lo mínimo imprescindible, y Simyo, para quien busque las tarifas más baratas. Los nativos digitales son el público objetivo de Lowi, ya que “el precio es un punto clave para sus decisiones, pero también lo son la innovación y la transparencia”.

En cuanto a las distintas marcas del grupo MásMóvil, Yoigo apuesta por el cliente que busca el servicio más completo, la propia MásMóvil juega con ajustar el precio, mientras que Pepephone ofrece servicios casi únicamente online y Llamaya está especializada en llamadas hacia Latinoamérica. 

¿Hacia dónde crecer?

Terminaron 2015 con una facturación (30.821 millones de euros) y un esfuerzo inversor (más de 5.600 millones) similar al del ejercicio anterior, según los últimos datos anuales difundidos por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

¿Estaba estancado el sector? Parece que fue falsa alarma y las compañías de telecomunicaciones están sabiendo encontrar hacia dónde crecer, y, por ejemplo, el pasado mes de julio lograban que en España haya ya más líneas de fibra (5,7 millones) que digitales (5,6 millones), lo que facilita la oferta de paquetes de servicios a los abonados (móvil, fijo, televisión, Internet, etcétera), la especialidad de las grandes marcas.

Además, la telefonía móvil sigue aumentando, tanto es así que solo en julio se agregaron casi 300.000 nuevas líneas.

Source link