Un belga en la corte de los Gallardo para relanzar Almirall | Compañías

Ya no había química entre Jorge Gallardo y Eduardo Sanchiz”, comenta una fuente conocedora de la relación entre ambos directivos tras conocer este lunes que Almirall sustituía a su consejero delegado. Sanchiz sale, un hombre con un perfil financiero, y le releva el belga Peter Guenter, hasta ahora vicepresidente mundial de Sanofi, con un perfil comercial.

La salida de Sanchiz, que no había sido anunciada previamente, no ha sorprendido internamente ni en el mercado. La compañía no pasaba por los mejores momentos. Las vías abiertas del hasta ahora consejero delegado han descarrilado. Su apuesta por el negocio de la dermatología –tras la venta de la joya de la corona, la división respiratoria a AstraZeneca en 2014– no ha conseguido de momento los frutos deseados. Además, el negocio de EE UU está en medio de una catástrofe, con una caída del 68,2% de las ventas en el primer semestre, lo que ha arrastrado al laboratorio presidido por Jorge Gallardo a entrar en pérdidas y a realizar un profit warning en julio que ha hundido el valor de la acción más de un 30%.

Sanchiz llegó a convertirse en consejero delegado de Almirall en 2011 frente al otro candidato interno, Luciano Conde, quien tenía una experiencia más comercial. Precisamente la carencia en ese área, y en internacional, ha sido lo que ahora le ha tumbado. La compañía anunció este lunes que la sustitución se debía a un plan interno de sucesión y se conoce la voluntad real del ejecutivo por jubilarse. De hecho, una fuente explica que hace unos meses algún directivo internacional de la industria farmacéutica fue contactado por un headhunter para ocupar ese puesto. Aunque también es cierto que internamente se intuía desde hace meses la debacle que se avecinaba, según fuentes conocedoras del laboratorio, y que describen “la desmotivación” reinante en la plantilla tras varios procesos de despidos.

El sustituto llega con una gran experiencia comercial e internacional. Peter Guenter, belga, ha sido director comercial y de cardiología y diabetes de Sanofi. Era miembro de su comité global de dirección. La salida de la multinacional francesa, tras 22 años en la casa, no ha sorprendido ya que es relativamente habitual en esos perfiles, pero sí ha causado asombro el destino, cuentan empleados en París.

Almirall, aunque cotizada, no deja de ser una empresa controlada por la familia Gallardo, que en una acción concertada son dueños del 66% del laboratorio barcelonés (junto al vicepresidente y menor accionista Daniel Bravo). Es una farmacéutica que cuenta con el 75% del negocio en el exterior pero donde permanece el estilo familiar. Jorge Gallardo (Barcelona, 1941), presidente, ingeniero y que ha liderado brillantemente durante décadas la parte de I+D y producción, continúa al frente, mientras su hermano Antonio dio un paso atrás. La siguiente generación está representada en el consejo de administración, pero no ocupa posiciones ejecutivas. Lo que el presidente ha querido, explican las fuentes, es “dar un volantazo” para enderezar el rumbo.

Guenter, que toma el relevo el 1 de octubre, tiene por delante el reto de llevar a buen puerto el negocio americano. Pero también debe afrontar el poner en el mercado dos nuevos fármacos. El primero de ellos es un producto biológico frente a la psoriasis, para el que Almirall tiene los derechos en Europa.

Otros dos directivos clave

Los malos resultados provenientes de EE UU, donde la facturación en su principal negocio, el dermatológico, cayó un 68%, ha provocado también el relevo del responsable de su filial Aqua, Ted White, quien llevaba un año en el cargo. Le sucede Ron Menezes, con experiencia en dermatología en ese país.

El perfil internacional de la dirección también se reforzó en enero, con la incorporación de David Nieto como responsable financiero. Este ejecutivo era hasta ese momento director financiero en Alcon Laboratories, la unidad oftalmológica de Novartis.

Source link

El consejero delegado de Almirall dimite tras recortar las previsiones de beneficios | Compañías

Cambio de rumbo en Almirall. El consejo de administración del laboratorio ha aprobado el nombramiento de Peter Guenter como consejero delegado de la compañía, efectivo a partir del 1 de octubre, según comunicó este lunes a la CNMV. Sucederá Eduardo Sanchiz, “quién expresó su deseo de renunciar a su cargo”.

Esta decisión se produce después de que la compañía rebajara en julio las previsiones de beneficios para este año y el consiguiente descalabro bursátil. La compañía asegura que toma la decisión “iniciando el plan de sucesión iniciado hace algo más de un año”.

Según la empresa, Sanchiz hace más de un año “expresó su deseo de dedicar más tiempo a su familia y otros intereses”, por lo que el consejo de administración ha aprobado el nombramiento de Guenter como primer ejecutivo, a las órdenes del presidente Jorge Gallardo, que junto con su familia controla accionarialmente el resultado.

Pero en tiempo, esta salida coincide con la debacle bursátil. La empresa anunció el 11 de julio que recortaba sus previsiones, una noticia que fue inmediatamente recibida en el mercado con una caída del 25% en su valor. En concreto, la farmacéutica calculó que este año logrará un ebitda de entre 140 y 170 millones de euros y que sus ingresos totales y sus ventas netas registrarán un descenso porcentual de un “doble dígito bajo”. Sus previsiones anteriores para 2017 apuntaban a un aumento porcentual de su ebitda de un dígito medio, así como a un incremento relativo de los ingresos y de las ventas de un dígito “de bajo a medio”.

Almirall explicó que este recorte en sus estimaciones financieras anuales se debe a que su negocio estadounidense, operado por Aqua, se está viendo afectado “negativamente” por un reequilibrio de inventarios en el canal de distribución; una adjudicación “inapropiada” de un programa público para pacientes con bajos recursos en ese país, y por el reciente lanzamiento de un genérico de su medicamento Acticlate también en el mercado de Estados Unidos.

Desde ese día, la cotización de Almirall ha caído un 36% y su valor bursátil se ha quedado en 1.430 millones de euros.

El pasado martes, la empresa precisamente también sustituyó a su máximo directivo en EE UU, e igualmente no relacionó el cese con los malos resultados provenientes de la filial de aquel país.

Guenter, de nacionalidad belga, ha trabajado en Sanofi durante los últimos 22 años, recientemente como vicepresidente de cardiología y diabetes, siendo parte del comité de dirección global de la multinacional francesa.  Precisamente el perfil internacional se ha considerado clave para el nombramiento, ya que el laboratorio catalán dispone del 75% de su negocio en el exterior. Además, el ejecutivo ha contado con importantes responsabilidades comerciales en el laboratorio galo.

Eduardo Sanchiz ha trabajado en el laboratorio catalán durante trece años, y fue nombrado consejero delegado en julio de 2011.Seis años después sale de la compañía. Durante el mes de septiembre, habrá un periodo de transición de ambos ejecutivos.

El directivo español ha liderado en los últimos años el cambio de rumbo de la compañía, enfocándola hacia el negocio dermatológico. En 2014, el laboratorio vendió su división respiratoria a la multinacional británica AstraZeneca, por un importe de 650 millones de euros y hasta 1.500 millones por hitos futuros comerciales. Desde entonces, el laboratorio perdió tamaño, entró en una etapa de conversión con varios procesos de despidos en todo el mundo y se enfocó en comprar compañías del área dermatológica, como Aqua, Thermigen y Poli Group.

Pérdidas en el primer semestre

La empresa anunció en julio pérdidas por 73,1 millones en el primer semestre, en contraste con el beneficio de 80,5 millones de euros obtenido en el mismo periodo de 2016. Por su parte, los ingresos sumaron 378,9 millones, un 11,5% menos.

“Estoy muy contento de que Peter Guenter haya aceptado formar parte de Almirall. Es un verdadero líder global con mucha experiencia en EE.UU., Europa y mercados emergentes. Estoy convencido de que su aportación al desarrollo de Almirall será al más alto nivel”, aseguró Jorge Gallardo, presidente de Almirall, en un comunicado.

“Estoy emocionado y ansioso por unirme a Almirall como consejero delegado. La compañía tiene definida una clara estrategia que está dispuesta a llevar a cabo, poniendo a los pacientes y a los profesionales sanitarios como objetivo prioritario. Junto con mi equipo estoy seguro de que seremos capaces de desarrollar los valores de Almirall”, destacó por su parte Guenter.

Source link

Almirall acumula una caída del 30% en Bolsa en dos días | Mercados

Fuerte castigo a la cotización de Almirall en Bolsa hoy de nuevo, aunque no con la intensidad sufrida ayer. Al desplome del 25% registrado en la jornada del lunes se une hoy martes otro descenso del 6,5%, hasta dejar a la cotización de la compañía al borde de los 9 euros. La revisión a la baja de sus previsiones de Ebitda y ventas para 2017 anunciada ayer ha sido la causa de este fuerte descenso sufrido por el valor en estos dos días, sobre todo en la jornada de ayer.

Tras lanzar este profit warning, algunas casas de análisis han revisado sus recomendaciones y valoraciones de la compañía. Una de ellas ha sido Credit Suisse. La firma suiza ha rebajado el consejo a infraponderar y ha revisado a la baja el precio objetivo a 12 meses desde 16 euros a 10 euros. Por su parte, la casa de análisis francesa Exane BNP Paribas ha decidido reducir el consejo a neutral desde mejor que el mercado.

Bankinter también ha revisado sus números para la compañía. “Tomando como referencia la nueva estimación de la compañía, el valor cotiza a un EV/Ebitda’17 de entre 11,6 veces y 9,53 veces frente a una media del sector farmacéutico europeo de 11,8 veces. A corto/medio plazo la visibilidad sobre la compañía es reducida por lo que bajamos la recomendación a vender desde neutral”, explica esta firma de análisis que creen que tras otro nuevo castigo hoy, la acción pueda rebotar ligeramente mañana estabilizándose en torno a los 10 euros.

Profit warning

En el texto enviado ayer a la CNMV el lunes antes de la apertura del mercado, Almirall sostiene que su negocio en EE UU, donde opera a través de su filial Aqua, “se está viendo afectado negativamente” por algunos factores y que, aunque ha tomado medidas para reducir su impacto, se ve obligada a reducir sus previsiones de ventas, de ingresos totales y de EBITDA.

Así, según la documentación aportada a la CNMV, los ingresos totales y las ventas registrarán caídas de “doble dígito bajo” respecto a las de 2016. Es decir, ambas partidas se reducirán más de un 10% respecto al año pasado. El año pasado, los ingresos totales fueron de 859,3 millones de euros, mientras que las ventas netas ascendieron a 764,4 millones de euros. La previsión inicial era un crecimiento de ambas partidas a “un dígito bajo a medio”, es decir, entre un 1 y un 5%.

Igualmente, calcula que este año registrará un resultado bruto de explotación (EBITDA) de entre 140 y 170 millones de euros, es decir, una caída de al menos el 25,3% respecto a los 227 millones de euros de 2016. Se preveía que esta partida aumentase en torno a un 5%.

Según la empresa farmacéutica, el batacazo a sus resultados se explica por tres factores que “han repercutido negativamente en los resultados” en el primer semestre del año y tendrán un “impacto significativo” en los resultados de 2017. En primer lugar, “un reequilibrio de inventarios en el canal de distribución”, que tendrá un impacto de entre 25 y 30 millones de euros en las cuentas solo en el primer semestre. En segundo lugar, la empresa explica que ha detectado “un nivel significativo en la adjudicación inadecuada de tarjetas del Programa de Asistencia al Paciente en ciertas farmacias”, lo que ha repercutido en los ingresos. En tercer lugar, el resultado de la empresa en EE UU se ha visto afectado también por la aparición de un producto genérico que compite con uno de la empresa y que es un 10% más barato.

Source link

Almirall se desploma un 25% en Bolsa tras recortar sus previsiones de beneficios | Compañías

La jornada arranca con un profit warning de Almirall. La compañia del sector farma ha enviado una nota a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en el que ha revisado a la baja las previsiones de ventas netas y Ebitda para este año. Esta rebaja de sus estimaciones de beneficios le está suponiendo un fuerte correctivo en Bolsa. Sus acciones se desploman un 25%.

En concreto, la farmacéutica calcula ahora que este año logrará un Ebitda de entre 140 y 170 millones de euros y que sus ingresos totales y sus ventas netas registrarán un descenso porcentual de un “doble dígito bajo”.

Sus previsiones anteriores para 2017 apuntaban a un aumento porcentual de su Ebitda de un dígito medio, así como a un incremento relativo de los ingresos y de las ventas de un dígito “de bajo a medio”.

Almirall ha explicado que este recorte en sus estimaciones financieras anuales se debe a que su negocio estadounidense, operado por Aqua, se está viendo afectado “negativamente” por un reequilibrio de inventarios en el canal de distribución; una adjudicación “inapropiada” del Programa de Asistencia al Paciente estadounidense, y por el reciente lanzamiento de un genérico de Acticlate en el mercado de Estados Unidos.

Source link