Las utopías frustradas de Julie Mehretu llegan a Santander | Fortuna

El punto de transición entre el mar y la tierra en el que se encuentra El Centro Botín acoge desde este jueves, 12 de octubre, la exposición Una historia universal de todo y nada de la artista etíope Julie Mehretu. Se trata de la retrospectiva más importante sobre la obra de la pintora, afincada en Nueva York, que se celebra en Europa hasta la fecha. Una muestra de 30 pinturas y 60 dibujos, que comprenden desde su primera etapa artística hasta sus lienzos en gran formato de estructuras más complejas.

El trabajo de Mehretu habla sobre las preocupaciones contemporáneas con claras referencias a las revueltas surgidas durante la Primavera Árabe, a la guerra civil siria y a la creciente brutalidad del racismo en Estados Unidos que ha desembocado en el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras son importantes). En palabras del director artístico del Centro Botín, Benjamin Weil, “su obra es una forma de representar muy bien el mundo actual, pues guarda una relación muy estrecha con el caos de hoy en día”.

La crítica a las utopías también esta presente en la muestra. Mehretu, nacida en 1970, huyó de Etiopía en 1977, tras la revolución fallida que derivó de la dictadura. Sus padres venían de una generación que soñaba con una vida mejor, una vez que la dictadura terminase. Sin embargo, a ella le tocó vivir la frustración de que ese cambio no llegara a producirse, una transición que se refleja igualmente en la obra de la artista. Mientras que sus primeras pinturas recogen un dibujo arquitectónico, en el que predominan el uso del color y la sucesión de capas y marcas, estas referencias van desapareciendo para dar lugar a piezas llenas de energía, donde el trazo es el aspecto más importante y el gris, el color predominante.

Para Mehretu, los tonos oscuros, lejos de ser una respuesta pesimista, brindan un espacio para la esperanza. “Es reconocer que ha habido un fracaso, pero que ese revés también abre la puerta a las nuevas posibilidades que pueden surgir en el futuro”, explicó la pintora, durante la presentación de la exposición. Considera el espacio gris un hueco para crear de nuevo. Se trata de un principio que ejecuta durante la elaboración de sus propias obras, en las que, con frecuencia, borra o desdibuja sus propios trazos para continuar creando.

De esta idea bebe también el nombre de la exposición. La pintora confesó haberlo elegido por “lo abierto que es, y por la idea de que tenemos una historia, un pasado, pero también nuevas posibilidades para avanzar”. Algo que le resulta complicado exponer con palabras, pues trata de ser casi algo más allá del lenguaje. “Hay que crear un idioma nuevo con el que navegar por estos tiempos tan convulsos”. Para Weil, se trata precisamente de esta capacidad para reinventar el lenguaje de la pintura lo que convierte a Mehretu en una de las artistas más reseñables de su generación.

La muestra se organiza conjuntamente con el Museo de Arte Contemporáneo de Serralves (Oporto), donde se expuso previamente, y podrá visitarse en El Centro Botín hasta el 25 de febrero de 2018. El interior de la institución, inaugurada a principios de verano, está completamente bañado por luz natural, lo que dota a la muestra de una apariencia más impactante. Durante la presentación de la exposición, la artista confesó hallarse fascinada, pues “nunca había visto las obras expuestas así”.

Source link

Pablo Genovés: “En España hay una intención política de silenciar las artes” | Fortuna

Como espectador, observa su obra como un conjunto “duro, angustioso. Una llamada de socorro”. Es Pablo Genovés (Madrid, 1959), uno de los artistas fotográficos españoles más reconocidos a nivel internacional, que acaba de estrenar la muestra Las mutaciones polifónicas en el Museo de Arte Contemporáneo Gas Natural Fenosa (MAC) de A Coruña, después de haber expuesto en la catedral de San Pablo de Londres. Una selección de 63 obras que resumen sus últimos ocho años de creación, centrados “en las contradicciones de los humanos, nuestra capacidad de destrucción: la contraposición de lo bello y lo terrible”, con los efectos del cambio climático como hilo conductor.

¿Cambia mucho el sentido de sus obras cuando las observa como espectador?

Es lo más bonito de ser artista, cuando ves el trabajo colgado y dices: este soy yo. Es un ejercicio casi psicoanalítico. Es reconfortante ver cada obra hablando por sí misma. Es extraño porque cuando estás trabajando vas de una en una, por mucho que quieras pensar en el conjunto de una exposición. Cuando lo ves todo en un mismo espacio, el impacto es diferente. Todas hablan al unísono, un impacto en distintos acordes. Una polifonía, como el nombre de la muestra.

¿Qué le ha impactado más?

El hecho de que la idea de las obras es casi la misma, pero viven una transformación no consciente. Veo que me estoy yendo hacia un diálogo con las obras, protegiendo unas con marco, desnudando otras. Son juegos contradictorios que hablan del final de la obra original, que hoy está en cuestión. Con Instagram, WhatsApp, vemos obras reproducidas millones de veces. Es la destrucción del documento original, y de eso también hablo.Pero en ello pienso a posteriori, cuando estoy trabajando no soy consciente. Son obras que no necesitan palabras. Hay muchas palabras en el arte, las visitas guiadas… Todo eso sobra.

¿Cómo ve un artista fotográfico la fiebre por Instagram y la imagen?

Me sugiere que es un tiempo acelerado. Vivimos a una velocidad en la que no hay tiempo para la reflexión. Hay muchas modas en torno al arte y en todas las disciplinas humanas. Los artistas pasan a una velocidad tremenda, consumimos imágenes todo el rato. Reivindico ir a los museos, a las exposiciones, allí paras el tiempo y te encuentras a ti mismo. En mis obras hay muchas más lecturas que la del cambio climático. Las heridas que todos llevamos las podemos ver en obras de otros. Es lo que yo quiero cuando voy a una sala.

Un país que quiere tener futuro debe tener artistas críticos y no solo exposiciones facilonas

¿Qué papel tiene hoy la fotografía como disciplina artística?

En España, en los años noventa, un grupo de gente empezamos a introducirla, y hoy tiene un reconocimiento, porque la fotografía posibilita una cercanía, se ve siempre como una ligazón muy real con la vida. Hoy en el arte está todo abierto, hay artistas que hacen fotos, se mezclan disciplinas…

¿Resulta difícil hacer montajes ambiciosos en España?

Poder acceder a un lugar como el MAC es un lujo. Desde todos los puntos de vista. La cultura engrandece a un país. Si piensas que el dinero que inviertes en ella lo estás tirando haces un país de tercera. Un país que quiere tener futuro debe tener artistas que cuestionen ideas, que sean críticos, que experimenten. Muchas cosas que después usamos la sociedad las inventan los artistas, son sus propuestas de investigación. Si no tienen posibilidades de hacerlo, la sociedad es más cateta. En España parece que todo es turístico, las exposiciones tienen que ser fáciles de entender, agradables, porque si no, no valen. Y no tiene que ser así. Debe haber sitios para investigar, para cuestionar la sociedad, la vida, el ser humano…

¿Hay cantera en España?

Aquí se están haciendo las cosas muy mal. Estamos todos medio emigrados, los fondos han desaparecido. Si eres un artista español, lo tienes muy difícil. En el centro de Europa se da al arte una importancia que en España se ha quitado. La crisis ha sido terrible y se nota. En diez años no va a haber nadie. Si te quedas aquí, estás muerto profesionalmente. Se ha hecho mal, con desprecio y con ganas de hundir. Es una situación dramática y el panorama es terrible.

¿Por qué que se ha llegado hasta ahí?

Es una intención política para silenciar las artes. Una cerrazón, gente que no sabe y no delega, pero no quieren y les da igual. Las exposiciones que se hacen son solo turísticas, facilonas. Hay una actitud antiarte. O eres culto o no lo eres, se nota en todo, hasta en la iglesia. La exposición de la catedral de San Pablo (Londres) es un ejemplo. Allí, o en Alemania, el nivel de discusión y cultural es maravilloso, nos llevan 30 o 40 años. Soy muy pesimista. Lo de Cataluña es lo mismo, incultura. Cuando las personas no son cultas se convierten en fanáticos, en ambos lados. El nacionalismo, las posturas radicales y la sinrazón vienen siempre de la incultura.

Source link

Cultura: La arquitectura, la estrella de Hay Festival en Segovia | Fortuna

Grandes nombres de la literatura, el arte y la arquitectura se dan cita desde este fin de semana, y hasta el próximo domingo 24, en Segovia. El Hay Festival, bajo el lema Imagina el mundo, da el pistoletazo de salida, consolidándose en su duodécima edición como una de las citas culturales más importantes del año, en la que también pondrán su voz representantes del mundo de la empresa, la ciencia, la política y la Administración Pública.

En la inauguración participarán el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, el embajador del Reino Unido en España, Simon Manley, el presidente de IE University, Santiago Iñiguez, así como la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, y el director general de Renfe Viajeros, Ramón Azuara. A partir de ahí, una semana repleta de actividades culturales que situarán a la ciudad castellana en el punto de mira cultural de España.

El festival comenzará con el debate Voces Libres: ¿Qué esperar del futuro?, que reunirá en IE University a expertos del ámbito de la ciencia, la geopolítica y la gestión del cambio, tales como la directora de Es Global, Cristina Manzano, o el científico Manuel Menéndez. A continuación, se inaugurará la muestra Escuchar también es leer, pensada para descubrir el nuevo mundo de los audiolibros de la mano de Storytel, la principal plataforma de estas herramientas en Europa, que sumergirá a los asistentes entre pasajes, citas y capítulos de autores, como Richard Ford, Manuel Vilas y Ray Loriga, también presentes en otras actividades del encuentro. El viernes 22 les tocará el turno a la escritora Dolores Redondo, autora de la trilogía del Baztán y ganadora del Premio Planeta 2016 por la novela Todo esto te daré, y a la escritora franco-marroquí, Leila Slimani, premio Goncourt 2016 y uno de los máximos exponentes del feminismo literario.

Las escritoras Dolores Redondo y Leila Slimani son los platos fuertes del viernes

No serán los únicos nombres conocidos. Lorenzo de Medici, descendiente directo de los familia de mecenas renacentista, y escritor y periodista, conversará el día 23 con Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid. Los escritores Antonio Muñoz Molina, Javier Marías y el poeta Jay Bernard también participarán en las sesiones posteriores; así como el historiador Paul Preston, junto al editor Miguel Aguilar, de la editorial Debate.

Fernando Aramburu, autor de 'Patria'.
Fernando Aramburu, autor de ‘Patria’.

Pero el festival ha querido reservar a otros grandes nombres para cerrar la presente edición por todo lo alto. El simposio centrado en torno a La lengua de los dioses: Nueve razones para amar el griego, el éxito de ventas firmado por Andrea Marcolongo, a la que acompañarán Sergio del Molino y Toño Fraguas, es otra de las apuestas de los organizadores. No menos que la jornada en la que intervendrá el escritor de uno de los títulos del año, Patria, Fernando Aramburu, al que acompañará Ben Okri, autor de El camino hambriento.

En esta edición, el festival se ha propuesto abordar el futuro de las ciudades, y el protagonismo también se lo lleva la arquitectura. Uno de los platos fuertes será el debate entre Richard Rogers, barón de Riverside, arquitecto inglés, premio Pritzker en 2007 y autor de la Terminal 4 de Barajas, y Marta Thorne, directora ejecutiva de los Pritzker y decana de IE School of Architecture & Design, en el que abordarán su particular visión de las urbes contemporáneas. Sobre ello también hablarán Deyan Sudjic, director del Design Museum de Londres, y los arquitectos Laszlo Baan y Sou Fujimoto, que disertarán sobre la convivencia de la cultura con su entorno, centrándose en el caso concreto de Budapest.

Source link

Fotorrelato: 10 obras que hay que ver en la Bienal de Venecia | Cinco Días


Normas

Source link

Música en vivo: Diez festivales, también con zona VIP, para este verano | Fortuna

Cuánto más aprieta el calor más suena la música en España. El país se convierte en verano en un gran festival musical. De hecho, 2017 se ha convertido en el gran año de este tipo de espectáculos masivos. No hay ciudad o rincón de la geografía nacional que no celebre un macroconcierto. En la mayoría, las entradas están agotadas, aunque todavía existe la posibilidad de asistir a un evento de este tipo, al aire libre.

En el caso de Madrid, Mad Cool, que celebrará su segunda edición del 6 al 8 de julio en la Caja Mágica, tiene agotadas sus entradas desde el mes de abril: 45.000 tickets diarios para cada uno de los tres días. Una de las bazas ha sido la programación del festival, pensada para todos los públicos: desde Green Day, Kings of Leon y Foo Fighters, que ofrecerán su único concierto en España. Sobre el escenario también estarán Quique González & Los Detectives, Boys Noize, Star Sunger, Savages Fuel Fandango y Moderat, entre otros. El año pasado la facturación alcanzó los 23,2 millones de euros y la previsión de la consultora PwC, es que supere la anterior cifra. Los precios del abono para los tres días ascendía a 170 euros, y la entrada suelta, 75 euros.

A la vista de estas cifras, al igual que sucede con las carreras de runners y maratones, los festivales se están convirtiendo en un gran negocio. Algunos hablan incluso de burbuja del sector. Lo cierto es que todos compiten por tener a las mejores bandas sobre el escenario y atraer a un gran número de asistentes a los macrofestivales de verano. Los promotores incluso están apostando por ofrecer todo tipo de servicios extra, como son las zonas VIP y los accesos exclusivos para evitar aglomeraciones, así como la combinación de música y gastronomía, como en el caso de Portámerica, en Caldas de Reis (Pontevedra).

Aunque no están todos los que son, seleccionamos diez festivales a los que todavía se puede asistir.

1. Bilbao BBK Live (Bilbao)

La primera edición se celebró en 2006, en el Monte Cobetas, a la que asistieron más de 50.000 personas. Se celebra del 6 al 8 de julio, y hasta Bilbao acudirán grupos como Depeche Mode, The Killers, Phoenix, The 1975, Justice, Royal Blood, Primal Screen y Die Antwoord, entre otros. El precio del abono de tres días es de 115 euros, con acceso a la zona de acampada, 10 euros adicionales por día. Para los que quieran tienda de campaña ya montada, el servicio por los tres días es de 75 euros. La entrada por día es de 53 euros, más gastos de gestión. www.bilbaobbklive.com

2. Portamérica (Pontevedra)

En la localidad de Caldas de Reis, del 13 al 15 de julio, combina música, gastronomía, a cargo de cocineros con estrella Michelin, como el gallego Pepe Solla, el mexicano Roberto Ruiz, de Punto MX. De caldear el ambiente con la música se encargarán Iván Ferreño, Aterciopelados, Leiva, Orkesta Mendoza, Fizzy Soup, Carlos Jean, entre otros. Los precios del abono para el festival es de 50 euros, y la entrada es de 25 euros. www.portamerica.es

3. FIB Benicàssim (Castellón)

Fue uno de los pioneros en 1995, y su éxito radica en ser introductor de tendencias musicales. En esta edición, del 13 al 16 de julio, actuarán The Weeknd, Stormzy, Foals, Deadmau5, Los Planetas, Red Hot Chili Peppers, Kasabian o Love of Lesbian. El bono para los cuatro días cuesta 140 euros, la entrada VIP asciende a 300 euros, y una entrada cuesta 50 euros. www.fiberfib.com

4. Cruïlla (Barcelona)

Del 7 al 9 de julio, recibe en el Parc del Fòrum a Pet Shop Boys, Morat, Little Steven, Two Door Cinema Club, The Lumineers, Ani DiFranco, Kase. y a Los Fabulosos Cadillacs, entre otros. El abono de tres días cuesta 119 euros, más gastos de gestión, y las entradas, 73 euros; la del domingo cuesta 23 euros. www.cruillabarcelona.com

5. Jazzaldía (San Sebastián)

Es el decano de los festivales de verano. El Festival de Jazz de San Sebastián (actualmente, Heineken Jazzaldia) comenzó en septiembre de 1966, por lo que es el festival de jazz más antiguo de España y uno de los más veteranos de toda Europa. Ha recibido a los grandes músicos internacionales de esta disciplina. Del 20 al 25 de julio, contará con las actuaciones de Wayne Shorter Quartet feat, Danilo Pérez, John Patitucci, Brian Blade, Herbie Hancock Quintet, The Pretenders, Bryan Ferry, Charles Lloyd , New Quartet Feat. Gerald Clayton, Reuben Rogers, Eric Harland, Chano Domínguez y Brian Ferry, entre otros. El festival cuenta con distintos escenarios, como el Museo San Telmo, el audotorío del Kursaal, el Teatro Victoria Eugenia. Precios, a partir de 20 euros. www.heinekenjazzaldia.eus.es

6. Sonorama Ribera (Aranda de Duero, Burgos)

Desde 2011 se ha convertido en una cita obligada para los amantes del vino, ya que la zona se encuentra rodeada de bodegas y de viñedos, y la música. Se celebra del 10 al 13 de agosto, en el corazón de la localidad de Aranda de Duero. Entre los artistas confirmados en esta edición se encuentran, entre otros, A por ella Ray!, Nacho Vegas, Loquillo, Alpargata, Lichis, La Habitación Roja, Fangoria, Leiva, Coque Malla e Ilegales. Los precios de las entradas: el abono sale por 65 euros, con acampada incluida; y la entrada diaria, por 30 euros. www.sonorama-aranda.com

7. Contemporánea (Alburquerque, Badajoz)

Festival musical de la escena indie, en esta ocasión rinde homenaje a una las formaciones más influyentes de los últimos veinte años en la historia de la música independiente nacional, los granadinos Los Planetas, que han actuado en este escenario en cinco ocasiones. También lo harán La casa azul, Automatics, Maga o La bien querida. Del 10 al 13 de agosto. Entradas, 30 euros. www.contempopranea.com.

8. Santander Music

Se celebra en la Península de la Magdalena, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad, el Teatro Principal y distintas localizaciones repartidas por el centro de la urbe. Del 3 al 5 de agosto, en la capital cántabra se podrá ver a Los Planetas, Delorean, The Vaccines, Triángulo de amor bizarro o Lori Meyers. El precio del abono es de 65 euros, con acceso a la zona de acampada, 80 euros;el abono premium, 150 euros, y la entrada, 35 euros. www.santandermusic.es

9. Aquasella (Arriondas, Asturias)

Del 21 al 23 de julio, llega la 21ª edición de este festival de música electrónica se ha convertido en una cita obligada en el norte de España. Contará con las intervenciones de Adam Beyer, Coyu, Carlos Chaparro, Óscar Mulero, Fernanda Martins, Paco Osuna, entre otros. El precio del abono es de 69 euros, más gastos de gestión, con acceso a la zona de acampada, 84 euros, y el abono VIP, 99 euros. www.aquasella.com

10. Starlite Festival (Marbella)

Pretende recuperar los grandes años de Marbella. Música, espectáculo y experiencia, además de exclusividad, gastronomía, estrenos, lujo… Llega a su sexta edición, de la mano de sus fundadores, Sandra García-Sanjuán y su marido Ignacio Maluquer, quienes descubrieron la cantera de Nagüeles en el corazón de la sierra malagueña, y convirtieron este espacio en un anfiteatro natural. Hasta el 26 de agosto, contará con las actuaciones de Elton John, Anastacia, The Pretenders, Art Garfunkel, Luis Fonsi o Andrea Bocelli. Entradas, a partir de 60 euros. www.starlitemarbella.com

Source link