A Unilever le sale caro recuperar el control de la compañía | Compañías

Recuperar el control no le ha sido barato a la multinacional británico-neerlandesa Unilever. La propietaria del jabón Dove y los helados Ben & Jerry pagará 450 millones de euros para recomprar acciones preferentes con un valor original de menos de un tercio. Es parte de un plan para hacer que el grupo sea menos vulnerable a postores hostiles.

Las acciones preferentes que ha recomprado se remontan a finales de la década de 1920, cuando la entidad, con sede en Holanda, necesitaba recaudar dinero después de la Primera Guerra Mundial. La compañía ofreció a los nuevos inversores rendimientos del 6% y el 7%, así como derechos adicionales. Los poseedores de dichas acciones controlan ahora un 23% de los votos de Unilever, a pesar de poseer menos del 1% de su capital.

Unilever ha tratado con anterioridad de deshacerse de estos arcaicos instrumentos. En 2011 persuadió a la aseguradora holandesa Aegon de vender, pero ASR Nederland y NN Investment Partners, que sumados poseen el 97% de lo que queda, jugaron duro.

Ahora la compañía ha acordado pagar 450 millones de euros, casi cuatro veces el precio de 2011:125 millones, según dijo que valían en sus cuentas de 2016. ASR Nederland recibirá 142 millones de euros por unos títulos que compró por solo 25 millones en 2007.

Han de estar agradecidos a la multinacional alimentaria estadounidense Kraft Heinz. Un acercamiento no deseado de esta, que ofreció 143.000 millones de dólares (122.000 millones de euros) en febrero por Unilever, la puso a la defensiva.

El consejero delegado de la compañía de Axe o Flora, Paul Polman, quiere ahora poner en orden la delicada estructura del grupo, que cotiza tanto en Reino Unido como en Países Bajos. Así podría tener una sola moneda para las adquisiciones, lo cual le ayudaría a vender activos.

Pero los excesivos privilegios de votación de los poseedores de las preferentes podrían bloquear la reorganización o hacer más difícil conseguir grandes acuerdos defensivos. Visto así, pagar más de la cuenta puede que no sea tan mal negocio.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Source link

Todas las incógnitas de los mileniales frente a la jubilación | Mi dinero

Las perspectivas de cobrar una pensión de jubilación similar al sueldo que se venía cobrando se van esfumando día a día. No ayuda a mantener la ilusión, por ejemplo, que Alemania anunciara recientemente su necesidad de inyectar 100.000 millones para hacer frente a sus compromisos en pensiones.

No obstante, en España seguimos creyendo que nos jubilaremos con una buena pensión pública. Y lo piensan incluso los más jóvenes, los que más escépticos deberían ser y los que, al mismo tiempo, más oportunidad tienen por delante para poner solución.

Alfonso Manso, responsable de gestión de activos de Aegon, menciona el último estudio anual de Preparación para la jubilación que elabora la aseguradora, y donde se indica que “las generaciones más jóvenes consideran que la pensión pública representará un papel importante de los ingresos durante la jubilación. Sin embargo, frente a estos datos, cerca del 50% de cada generación admite no ahorrar nada o casi nada para la jubilación”. En concreto, los mileniales aún confían en que el 53% de sus ingresos, una vez jubilados, provengan de la Seguridad Social.

Recibir información sobre su pensión estimada facilitaría la concienciación de este colectivo

José Luis Manrique (Inverco)

José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco, cree que el envío por parte del Gobierno “de la información sobre su pensión de jubilación futura estimada facilitaría su concienciación”. Además, opina que se necesitaría un estímulo adicional, “que perfectamente podría ser la implantación de un sistema de aportaciones cuasi obligatorias a planes de pensiones en las empresas, como ya ocurre de forma exitosa en países como Reino Unido”.

Manrique está convencido de que los planes de pensiones son el mejor instrumento para canalizar el ahorro previsión, también de los jóvenes, más aún cuando la iliquidez, “una de las razones por las que las generaciones más jóvenes mostraban ciertas reservas con ellos”, ya no existe desde que en 2014 una reforma incluyó que “pasados diez años, es decir, en 2025, el plan de pensiones es rescatable y aportaría liquidez a los partícipes si así lo desearan”.

“Lo más recomendado sería decantarse por aquellos productos de ahorro que tengan un componente elevado de renta variable”, sugiere. “Históricamente la renta variable ha sido el activo que ha reportado una mayor rentabilidad a largo plazo, por lo que podemos decir que es el mejor instrumento para hacer frente a problemas como el efecto que tiene la inflación sobre el poder adquisitivo futuro.

Esto no quiere decir que el camino vaya a estar exento de momentos de volatilidad e incertidumbre, pero teniendo en cuenta lo amplio del horizonte temporal, no debería renunciarse a mayores retornos potenciales por el miedo a afrontar pérdidas en el corto plazo”, sostiene.

Hay quien ha visto en la posibilidad de ofrecer inversiones socialmente responsables el incentivo necesario para que los jóvenes terminen de decidirse a ahorrar. Así se apunta desde la gestora Natixis, responsable de un reciente estudio sobre inversión con criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno (ESG, por sus siglas en inglés).

“Vemos potencial en las estrategias ESG para incentivar a los jóvenes inversores a aumentar su participación en los planes de jubilación de empresa”, asegura Dave Goodsell, director ejecutivo de Durable Portfolio Construction Research Center en Natixis Global Asset Management. De hecho, según sus datos sobre mileniales estadounidenses, el 84% ahorrarían más para su jubilación si su plan les ofreciera una opción de inversión con enfoque ESG, es decir, si vieran que su dinero tiene un efecto positivo en la sociedad.

Source link