ACS firma uno de los mayores créditos sindicados para la OPA a Abertis | Compañías

ACS prevé firmar esta semana un préstamo sindicado para costear el grueso de la OPA que ha lanzado sobre Abertis que, dado su importe, de unos 15.000 millones de euros, se convertirá en una de las mayores financiaciones corporativas de la historia.

El crédito, que actualmente se ultima con alrededor de una veintena de bancos, reemplazará el compromiso de financiación que el grupo que preside Florentino Pérez tiene asegurado a través de JP Morgan. ACS está registrando una sobredemanda de las entidades para participar en el crédito, a pesar de que el importe a aportar por cada banco, inicialmente fijado en unos 1.300 millones de euros, se ha reducido a unos 800 millones, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.

Esta sobredemanda deriva del alto interés que, según estas fuentes, actualmente existe en el mercado, tanto por parte de las entidades financieras como de fondos, por los activos concesionales. En este sentido, a pesar de firmar este préstamo, el grupo sigue abierto a la posibilidad de incorporar a la oferta algún fondo que esté interesado en concurrir por Abertis.

El préstamo se destinará a costear la parte de la OPA que se abonará en efectivo, alrededor del 80% de la operación, valorada en un total de 18.600 millones de euros. El 20% restante se plantea mediante un canje de acciones, para el que Hochtief ampliará capital por 3.670 millones de euros. ACS, a través de Hochtief, ofrece 18,76 euros por cada acción de Abertis. En el caso del canje, propone entregar 0,1281 títulos de esta nueva emisión por cada acción del grupo que dirige Francisco Reynés, si bien está limitado a un máximo de dicho 20% del capital de la compañía de autopistas y satélites.

Las referidas fuentes aseguran que las sinergias de hasta 8.000 millones de euros que el grupo calcula que genere la integración de Hochtief y Abertis amplían el margen de financiación del grupo constructor sin restar capacidad de generación de valor.

ACS avanza así en la estructura financiera de la operación en tanto la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) analiza y autoriza su oferta, competidora de la inicialmente planteada por Atlantia por 16.341 millones, pero que la italiana ya ha avanzado que mejorará. ACS ha canalizado su OPA, y por lo tanto su financiación, a través de Hochtief, dada la fortaleza financiera que presenta esta filial alemana tras la reestructuración acometida en los últimos cinco años, por Marcelino Fernández Verdes, actual consejero delegado de ACS, y quien, según él mismo reveló, es quien ideó la contra OPA por Abertis.

A cierre de septiembre Hochtief contaba con una posición de caja de 507,9 millones, un 39,2% superior a la del pasado ejercicio. No obstante, ACS también presenta uno de los mejores balances de su historia, después de que el pasado año redujera su deuda a mínimos, (por debajo de una vez su Ebitda) y lograra ‘investment grade’.

Source link

ACS resalta su fortaleza financiera en plena ofensiva por Abertis | Compañías

El consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, ha ratificado ante analistas e inversores los objetivos de cierre del ejercicio 2017: incrementar un mínimo del 10% la facturación y elevar entre un 8% y un 10% el beneficio en términos comparables. El número dos de la compañía ha eludido esta mañana ofrecer detalles sobre la opa competidora por Abertis, que busca aún la autorización de la CNMV. Días atrás, el otro gigante en liza, Atlantia, simplemente se abrió a una posible modificación de su primera oferta por la concesionaria por el hecho de haber sido aprobado tanto su dividendo como el de Abertis.

 “Tenemos buena posición para crecer y afrontar las nuevas oportunidades que surgirán en los próximos años”, ha afirmado el consejero delegado durante la explicación de los resultados al cierre del tercer trimestre, que habían sido adelantados en la tarde de ayer lunes. Fernández Verdes apenas se ha apartado del guión que marcaba el informe remitido a la CNMV y entre los participantes en la conferencia de analistas no ha habido ni una sola pregunta.

El número dos del grupo ha eludido esta mañana ofrecer detalles sobre la opa competidora por Abertis

Con las cuentas ya digeridas y escuchados los argumentos de la dirección, ACS se ha dejado un 1,27% de su valor en Bolsa, cerrando en 32,58 euros por título.

El ejecutivo resaltó una gestión “rigurosa” del capital circulante, calificó de “sólidas” las operaciones del grupo, así como su posición financiera. Tras un nuevo recorte de deuda por 239 millones en el tercer trimestre (1.300 millones de rebaja en el año móvil), el endeudamiento neto cierra el periodo en 1.416 millones, lo que arroja un ratio de 0,6 veces el ebitda. A septiembre de 2014, el mismo ratio de apalancamiento era de 2,3 veces.

La compañía que preside Florentino Pérez ha obtenido un beneficio de 603 millones de euros en los tres primeros trimestres, lo que supone un avance del 5,8% respecto al mismo periodo de 2016. Pese a desconsolidar la filial de servicios Urbaser desde diciembre del año pasado, venta que sirvió para el tijeretazo a la deuda, la mayor aportación de las filiales Hochtief y Cimic ha servido de soporte al resultado neto. La germana suma 217 millones, un 35% por encima del beneficio que aportó a ACS en los primeros nueve meses de 2016.

El principal negocio de ACS, el de construcción, ofrece 19.775 millones de los 25.758 millones de euros facturados, con un incremento del 13% hasta septiembre. Las dos grandes patas del negocio: Dragados y Hochtief elevan sus ventas un 6% y un 15%, respectivamente, hasta cosechar 3.175 millones la filial española y 16.534 millones de euros la alemana.

Source link

ACS mejora un 5,8% el beneficio a septiembre, hasta 603 millones | Compañías

ACS ha culminado el tercer trimestre del año con un beneficio neto un 5,8% superior al de hace un año a pesar de no contar con el negocio de la filial Urbaser desde diciembre de 2016. Las ganancias suben a 603 millones y serían hasta un 12,7% superiores a las de septiembre de 2016 (570 millones) descontando la contribución de la que fue división de servicios del grupo.

Los ingresos del conglomerado de infraestructuras suman 25.758 millones, una cifra un 10,2% mayor que la de hace un año, mientras el ebitda crece un 13,2%, hasta los 1.712 millones. La compañía que preside Florentino Pérez ha destacado como palanca de crecimiento “la buena evolución de la producción en estos nueve meses, especialmente en la actividad de Construcción, que crece un 13,3%”.

El ebitda aumenta un 13,2%, alcanzando los 1.712 millones, y deja el margen sobre ventas estabilizado en el 6,6%. En este caso, el ratio es menor que el obtenido por grupos que combinan la construcción con la actividad de servicios. Esta misma tarde, y salvandolas distancias, Sacyr ha presentado un margen bruto al cierre de septiembre que supera el 12%.Sin embargo, el margen del área de construcción de esta última no alcanza el 3%.

El ebitda aumenta un 13,2%, alcanzando los 1.712 millones, y deja el margen sobre ventas estabilizado en el 6,6%

Diversificación geográfica

Un 44% de la facturación de ACS es cosechada en Norteamérica, por el 20% que aportan los mercados europeos, un 21% procedente de Australia, el 8% llega desde Asia, y un 6% de las ventas están radicadas en América del Sur.

En términos de cartera, donde ACS cuenta con 65.309 millones en contratos por ejecutar, el área Asia-Pacífico es el principal granero de negocio con el 38% del total. América del Norte ofrece un 34% del citado volumen de cartera; España presenta un 10%, y el resto de Europa, un 9%, entre los mercados más destacados.

ACS mantiene todas sus divisiones en números negros: Construcción aporta 282 millones al beneficio; Servicios Industriales entrega 252 millones, y Servicios gana 30 millones

Un trimestre más, ACS mantiene todas sus divisiones en números negros: Construcción aporta 282 millones al beneficio (un 28,3% más que en septiembre de 2016); Servicios Industriales entrega 252 millones (un 4,7% más), y Servicios (reducida a la filial Clece) gana 30 millones (un 40,7% más).

El mayor grupo español de infraestructuras destaca la mejoría de su filial germana Hochtief, cuya contribución al beneficio consolidado mejora un 35%. La tarea de controlar riesgos y mejorar el rendimiento en Hochtief y la australiana Cimic ha sido prioritaria en ACS durante los últimos ejercicios.

Ahora la germana está inmersa en la pugna por Abertis, a través de una opa competidora con la de Atlantia, en busca de mejorar su potencia de tiro ante la creciente tendencia global hacia la colaboración público privada en proyectos de infraestructuras. La dirección de ACS desgrana mañana martes los resultados ante analistas e inversores en una presentación en la que cabe esperar algún nuevo detalle sobre la opa.

Nuevo recorte de deuda

El endeudamiento de ACS sigue bajando, con un recorte de 239 millones en el tercer trimestre. Atendiendo a la evolución de los últimos 12 meses, la deuda neta cae de los 2.751 millones de septiembre de 2016 a una posición actual de 1.416 millones. El tijeretazo es del 48,5% y el ratio deuda neta/ebitda se sitúa en 0,6, desde un multiplicador de 2,3 veces en septiembre de 2014, cuando el grupo soportaba 5.900 millones de deuda neta. Con todo, el gasto financiero neto se reduce un 19% en el último año.

ACS declara inversiones por 611 millones en los nueve primeros meses, principalmente en maquinaria para la actividad minera de Cimic y activos energéticos de Cobra. Las desinversiones, por su parte, suman 353 millones con la venta de activos renovables (150 millones), de la filial Sintax (55 millones) y de diversas concesiones de Iridium (48 millones).

Más ventas por obras en España mientras cae la cartera

– ACS supera ligeramente el 6% de margen bruto en el negocio de construcción, desde el 5,7% de un año atrás.

– El área de obra civil mejora sus ventas un 7,2% en España, de 821 a 880 millones. La cartera de obra local, por su parte, se desploma casi un 15%, quedándose en 2.494 millones.

– ACS declara inversiones por 611 millones en los nueve primeros meses, principalmente en maquinaria para la actividad minera de Cimic y activos energéticos de Cobra. Las desinversiones, por su parte, suman 353 millones con la venta de activos renovables (150 millones), de la filial Sintax (55 millones) y de diversas concesiones de Iridium (48 millones).

Source link

Los fondos apuestan 3.000 millones en un mes al calor de la guerra por Abertis | Mercados

Octubre ha sido el mes en el que Atlantia y ACS han desenfundado las espadas por el control de Abertis. La CNMV aprobó a principios de mes el folleto de la oferta de la italiana y unos diez días después la corporación pilotada por Florentino Pérez (a través de Hochtief) ponía negro sobre blanco su puja por la compañía. El mercado ya prevé que la lucha por la concesionaria sea encarnizada y la acción de Abertis cotiza por encima tanto de las ofertas en efectivo de Atlantia como de la de la corporación pilotada por Florentino Pérez (16,5 euros en el caso de la italiana y 18,76 la hispanogermana).

Los títulos suben en los últimos 30 días más de un 8% y un 46% en el año. Y el mercado espera que esto no sea más que un alto en el camino. Una fiesta que no han querido perderse los mayores fondos de inversión del mundo. Seis de estos vehículos de inversión (BlackRock, Lazard, Elliott, Burlington y las gestoras de Credit Suisse y Société) han entrado en el capital de Abertis (o incrementado su posición previa) en el último mes. Mientras tanto, dos (TCI y Capital) han reducido su exposición. En total, su apuesta, según los precios del cierre del viernes, supera los 3.000 millones de euros.

La suma de las posiciones de estos fondos supone ya un 16% del capital de Abertis, según los registros de la CNMV. Los accionistas deben comunicar al regulador cualquier posición sobre el capital superior al 3% del capital. Y al 1% en el caso de que tengan el domicilio en un paraíso fiscal. Por encima de ellos, CriteriaCaixa –el holding empresarial dirigido por Isidro Fainé y alma máter de CaixaBank– se mantiene como accionista de referencia, con un 22,39% de las participaciones.

El fondo con una posición más abultada en Abertis es BlackRock, la que es precisamente la mayor gestora del mundo. Ha ido incrementando su posición sobre el accionariado a medida que ha avanzado el proceso hasta llegar al 3,698% y los 680 millones de euros de inversión. BlackRock entró por primera vez en el capital de Abertis en enero de 2016 y su posición actual es la mayor que ha tenido nunca.

A BlackRock le sigue Lazard, que retiene un 3,1% de Abertis y una inversión de 570 millones. Sin embargo, Lazard es uno de los accionistas de Abertis que han aprovechado de las recientes alzas de la acción para hacer caja con la compañía. Tras un periodo en el accionariado de Abertis en 2016, la opa volvió a abrir el apetito a este fondo estadounidense. En julio declaró el 2,98% y ha llegado hasta el 3,78%. Sin embargo, ha optado en los últimos días para recoger algunas plusvalías. El viernes redujo su posición en la compañía y sus títulos están valorados en casi 700 millones.

Otro fondo que ha preferido ir haciendo caja al ritmo que va escalando la acción es Capital. Atraído por la oferta de Atlantia, en agosto llegó a superar el 9% del capital, pero el 4 de octubre anunció que reducía su posición del 3,89% al 2,84% que retiene actualmente. Este paquete de acciones está valorado en unos 520 millones de euros.

Más contundente fue la decisión de TCI. Este fondo activista –también presente en el accionariado de Aena, donde defendió este verano que el grupo aeroportuario entrase en la lucha de opas– entró en Abertis en pleno proceso. Entró en la concesionaria poco antes de la contraopa de Hochtief con un 2% y 338 millones. Tras comprometer el apoyo a la oferta de Atlantia aumentó la apuesta 7 décimas y 120 millones más. Sin embargo, el martes deshizo su posición y se embolsó plusvalías por 40 millones.

La senda de TCI la siguieron otros importantes accionistas de Abertis. El propio presidente de la compañía, Salvador Alemany, redujo su posición del 0,05% al 0,02%. Y La Caixa vendió el jueves un 0,3% de sus títulos por unos 50 millones.

Los analistas aconsejan mantener

  • A expensas de que la CNMV apruebe el folleto de la opa de ACS (si tarda tanto como con Atlantia se dilatará al menos hasta Navidad) y de que su competidora italiana mejore la oferta, la mayoría de los analistas (15) aconseja mantener. Tan solo dos apuestan por seguir comprando títulos de la compañía y el doble por vender y recoger las plusvalías.
  • Con todo, los analistas apuestan por que estos meses de espera supongan una corrección en la acción de Abertis, que tras la opa llegó a marcar máximos de una década al superar los 19 euros por acción. El consenso de los analistas recopilado por Thomson Reuters espera que el valor de los títulos de Abertis caiga un 11% en las próximas semanas. Sitúa el precio objetivo en los 16,37 euros por participación, por debajo de las ofertas tanto de Atlantia como de Hochtief.

Al tiempo que unos hacían caja, otros mantenían el pulso comprador. El mismo día que la corporación presidida por Fainé comunicó la venta, Société Générale informaba de la vuelta al accionariado de Abertis con un 2,19% y 400 millones. Ya el 4 de octubre, cuando la CNMV emitió el folleto de Atlantia, el banco francés superaba el 1%. Esta entidad es un viejo conocido del accionariado de Abertis. En julio de 2015 contaba con más del 5% del capital del que poco a poco se fue desprendiendo hasta quedarse tres meses después en el 0,5%.

Junto a Société, Elliott también ha aprovechado el último mes para aumentar sus acciones de Abertis. Este fondo estadounidense superó el 1% de la concesionaria en septiembre. Y el 18 de octubre, un día antes de que se hiciese oficial la contraoferta de Florentino Pérez, incrementó este porcentaje hasta el 1,47%, que es igual a 270 millones en acciones.

Del mismo modo que hizo TCI (pero, por el momento, con diferente final), en octubre dos fondos comunicaron a la CNMV sus primeras apuestas sobre Abertis. La gestora de Credit Suisse, que ha entrado en el capital a través de instrumentos financieros, ha adquirido un paquete de acciones valorado en 279 millones e igual al 1,51% de las más de 990 millones de participaciones con las que cuenta Abertis.

Similar es el caso de Burlington. Afloró el 24 de octubre un 1,13% del capital, que supone una inversión de algo menos de 210 millones. Thomas Kemper, gestor de este vehículo, es quien detenta estos derechos de voto.

Source link

Fernández Verdes: “Abertis seguirá siendo española y con sede en Madrid” si triunfa la opa de Hochtief | Compañías

El consejero delegado de ACS, Marcelino Fernández Verdes, ha trasladado esta tarde a medios de comunicación españoles el encaje estratégico en el grupo y en la filial germana Hochtief de la pretendida adquisición de Abertis a través de una opa competidora con la que lanzó Atlantia el pasado 15 de mayo. El ejecutivo afirma que la suma de ambos balances permitiría acudir a proyectos desde la fase de diseño y construcción con una participación en el capital hasta del 50%. Ya en la fase de explotación sería Abertis la que tomaría el activo, renovando permanentemente la vida de su negocio.

Otro de los argumentos que maneja Hochtief es el de su presencia en los mercados más dinámicos del mundo en gestión de infraestructuras: Norteamérica, Australia y Europa. En ellos cuenta con constructoras y equipos locales como Turner, Cimic o la ferroviaria UGL, que servirían de puerta de entrada a Abertis.

Ha sido la primera comparecencia pública del número dos de ACS tras su nombramiento el 11 de mayo. Pero Fernández Verdes decía jugar el papel hoy de primer ejecutivo de Hochtief, que es la que realiza la oferta y en la que ACS controla el 71,7% del capital. Su deseo es que “la opa se autorice cuanto antes”, pero prevé al menos dos meses de trámites antes de que se abra el plazo de aceptación.

El ejecutivo ha hecho continuos guiños a La Caixa, a la que invita al capital de la nueva Hochtief a través del canje de acciones. También ha aclarado a pregunta de los periodistas que “Abertis seguirá siendo española y tendrá sede en Madrid”. Incluso mantendría la marca en caso de fusión.

El deseo de ACS es que “la opa se autorice cuanto antes”, pero prevé al menos dos meses de trámites antes de que se abra el plazo de aceptación

La mayor constructora germana ha puesto sobre la mesa 18,76 euros por cada título de Abertis (Atlantia ofreció 16,50 euros), lo que valora al grupo catalán en 18.580 millones. La compañía, a través del avalista JP Morgan, trabaja aún en la configuración del consorcio de bancos que deben cubrir hasta 15.000 millones de crédito. Fernández Verdes no descarta la inclusión de bonos y la cifra se rebaja hasta el entorno de los 12.400 millones teniendo en cuenta la autocartera de Abertis o el tramo de la ampliación de Hochtief dedicado a los minoritarios.

La operación pasa por una parte del pago en acciones, a razón del 0,1281 nuevas acciones de Hochtief por cada título de Abertis hasta cubrir un 19% del capital. Alcanzar esa cota, con la que Hochtief pagaría 3.600 millones en papel propio, también es condición suspensiva de la opa. ACS no acudirá a esa ampliación y su participación quedaría diluida al entorno del 46%, produciéndose la desconsolidación de los resultados y deuda de la filial alemana.

Pese a perder volumen en ventas, ACS calcula que la entrada de dividendo de la nueva empresa resultante de la fusión entre Hochtief y Abertis supondría un alza del 39% ya este año en su beneficio por acción. En próximos años el incremento esperado sería del 25% al 35% por ejercicio. De hecho, uno de los pilares de la propuesta es elevar el porcentaje de los beneficios distribuibles (pay out) hasta el 90%, desde el 55% que Hochtief paga actualmente con su dividendo.

Ante la conocida opinión de Abertis y su primer accionista, CriteriaCaixa, valorando positivamente la propuesta industrial de Atlantia, pero reclamando una mejora, el hombre de confianza de Florentino Pérez cree que “se trata de proyectos muy distintos y el nuestro aporta valor para ambas partes”.

La empresa resultante de la fusión entre la filial de ACS y la concesionaria participada por La Caixa tendría 69.000 empleados, presencia en 40 países, unas ventas de 24.800 millones y un ebitda de 4.300 millones (el 71% por autopistas, un 13% por construcción, un 12% por minería y el 4% por satélites), con el objetivo de hacer crecer esta última magnitud un 10% en 2018 y otro tanto en 2019, hasta llegar a los 6.000 millones.

La potencial compradora habla de sinergias en una horquilla de 6.000 a 8.000 millones, de los que 1.000 millones procederían de ajustes, “a través de la implantación de nuestra cultura, con lo que hemos generado ahorros del 10% en otras filiales”, y prácticamente el resto dependería de ganar proyectos para construirlos y explotarlos. Hochtief dice tener identificadas oportunidades por unos 200.000 millones en los que podría combinar su oferta con la de Abertis.

Fernández Verdes reconoce como no estratégica la división de telecos, lo que incluye la participación del 34% en Cellnex e Hispasat

La propuesta incluye la exclusión de Abertis de la Bolsa española y su integración con Hochtief en Alemania para la cotización conjunta en ese país. Atlantia, por su parte, propone mantener a Abertis como cotizada en Madrid, con un capital flotante mínimo del 5%, así como potenciarla con activos propios en mercados estratégicos actuales como son Chile y Brasil. La oferta italiana, que también promete un pay out del 80% al 90%, no precisa la pignoración de las acciones de Abertis ni la venta de negocios.

Venta de activos

Fernández Verdes ha sido preguntado por el capítulo de potenciales desinversiones y reconoce como no estratégica la división de telecos, lo que incluye la participación del 34% en Cellnex. En la documentación presentada a la CNMV y desvelada al mercado se habla ya de potenciales ventas de activos. El objetivo es mantener el investment grade, para lo que Standard&Poor’s mueve a recortar la deuda necesaria para la toma de Abertis en todo lo posible. De imponerse en la batalla por el control de Abertis, Hochtief prevé salir de la opa con un múltiplo de 4,8 veces deuda/ebitda, que rebajaría a 3,7 veces en 2019 especialmente por una mayor generación de ebitda.

Respecto a la previsión de plazos en que se mueve Hochtief para la autorización de la opa, además del trabajo de revisión de la CNMV, Hochtief precisa autorizaciones de órganos de Competencia en Brasil, Chile, Argentina o de la propia CE. A partir de ese momento, el regulador español abriría un plazo de aceptación de 30 días en el que podrían llegar mejoras. La liza, de no desistir ninguna de las oponentes, conduciría a la entrega de una oferta final en sobre cerrado y aún Atlantia, como autora de la primera opa, tendría opción de mejora para quedarse Abertis.

Abiertos a la opinión del Gobierno

Uno de los puntos débiles de la opa de Atlantia sobre Abertis puede ser el de un supuesto choque con el Gobierno español, en el que los ministerios de Fomento y Energía se arrogan poderes para supervisar la operación. El grupo italiano y sus abogados creen que no son precisos los permisos del Gobierno, mientras Hochtief ha querido eludir un posible conflicto asegurando que “pedirá en España las autorizaciones pertinentes”. De momento, Marcelino Fernández Verdes insiste en ese argumento y habla de su acercamiento a Abertis como “un proyecto positivo”.

Source link

ACS emite 300 millones en pagarés | Compañías

El grupo constructor y de servicios ACS ha anunciado este domingo que ha formalizado un programa de papel comercial para emitir hasta 300 millones de euros en pagarés con un plazo máximo de vencimiento de de un año.

Se trata de la primera emisión del grupo presidido por Florentino Pérez desde que el pasado mes de mayo logró rating crediticio de ‘investment grade’. Además, la emisión se anuncia unos días después de que a través de su filial Hochtief lanzara una opa por Abertis, estimada en 18.600 millones de euros y competidora de la formulada por la italiana Atlantia. La operación está a la espera de autorización de la CNMV. 

En un hecho relevante al regulador, la compañía que preside Florentino Pérez ha señalado que la emisión de renta fija incluye una denominación mínima de 200.000 euros por título y un plazo máximo de un año en su vencimiento. Cotizará en Luxemburgo y está sometida a la regulación del Banco de Francia.

Crédit Agricole figura como entidad que dirige la operación, en la que también participan Natixis, BNP Paribas, BRED Banque Populaire e ING Bank, según notificó el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

 En el mes de mayo, la empresa logró su primer ‘rating’ crediticio, otorgado por Standard & Poor’s (S&P), que le asignó la nota ‘BBB’, dentro del ‘investment grade’.

 

Source link

ACS: Guía para el accionista de Abertis en el inexplorado terreno de las opas competidoras | Compañías

La actual normativa de opas se redactó a resultas de la sucesión de opas sobre Endesa, un grotesco culebrón político, jurídico y bursátil que polarizó la economía y acabó con la dimisión de Manuel Conthe de la CNMV. Para evitar otro caso similar, el actual decreto de opas contempla una subasta, primero abierta y después en sobre cerrado, entre los competidores. Buenas noticias para el inversor, que puede apurar los plazos esperando mejoras. La nueva oferta de ACS vía Hochtief retrasará los plazos de aceptación, que se podrían ir hasta las Navidades.

 ¿Cuál es el plazo para la aceptación de la nueva oferta?

El periodo de aceptación debe ser el mismo para todas las opas para que ningún oferente saque ventaja. Así, los plazos de la operación se van a alargar de forma considerable y podrían fácilmente llegar a las Navidades, o más allá. Anunciada la nueva opa, la CNMV tiene 20 días para aprobarla (ampliables si requiere información adicional). Una vez aprobada arranca el periodo de aceptación común, 30 días naturales para las dos ofertas. Mientras, los oferentes pueden mejorar las ofertas; cualquier mejora interrumpirá el cómputo de estos 30 días. Al final de este periodo de aceptación los inversores podrán hacer mejoras finales en sus ofertas vía subasta en sobre cerrado, que darán lugar a un nuevo periodo de aceptación de 15 días.

Entonces, ¿pueden llegar más mejoras?

Sí, pero para ser aceptadas tienen que mejorar las condiciones actuales;ofrecer más dinero (y/o acciones) y dirigirse al 100% del capital. Las ofertas competidoras pueden ser tanto de las empresas ya en liza como de terceros.

¿Pueden aceptarse dos ofertas a la vez?

Sí. El inversor puede hacer declaraciones de aceptación múltiples, en las que indique, por orden de preferencia, la oferta que pretende aceptar. Si la oferta preferida se retira, el inversor acudirá a la segunda opa escogida.

Entonces, ¿podría Atlantia retirarse de la puja?

Sí, pero solo una vez que la opa de ACS haya sido autorizada por la CNMV.

¿Se pueden retirar las dos opas?

No. Solo se puede retirar un oferente si el otro paga más. Ahora bien, pueden resultar opas fracasadas si no se cumplen las condiciones establecidas (50% de aceptación o umbral mínimo de aceptación en acciones), por lo que el inversor se quedaría sin oferta.

¿Qué pasa si un inversor ha aceptado ya la oferta de Atlantia y ahora prefiere acudir a una competidora?

Debería revocar la aceptación de la primera opa. La normativa asume que el inversor que acude a una oferta acepta ésa en concreto; solo se actualizan las condiciones en caso de que la oferta aceptada (en este caso, la de Atlantia) mejore las condiciones iniciales.

¿Se pueden condicionar las aceptaciones a alguna circunstancia? ¿Se pueden revocar?

No y sí. En caso de condicionar la aceptación, la orden carecerá de validez. Las aceptaciones podrán ser revocadas en cualquier momento antes del último día del plazo de aceptación.

¿Qué es la fase de subasta en sobre cerrado?

Atlantia y ACS tendrán la opción de mejorar las ofertas públicamente hasta 25 días después de aprobada la opa de ACS. El último día del plazo de aceptación (30 días después de la oferta)todos los inversores que no se hayan retirado de la puja deberán depositar en sobre cerrado en la CNMV la última mejora de las condiciones de la opa (o la decisión de no hacer esta mejora). A partir de la apertura de los sobres se abre un plazo de 15 días para aceptar estas mejoras. El primer oferente (en este caso, Atlantia) tendría una opción final de mejorar la oferta cinco días después de la apertura de sobre.

Entonces, ¿qué es lo más recomendable para el inversor?

De momento, esperar. Las ofertas anunciadas son firmes legalmente. En otras palabras, siempre se puede contar con la mejor opción sobre la mesa;hoy son los 18,76 euros que paga ACS. Dado que si se acepta una opa no se puede aceptar la otra sin revocar la orden, es más práctico aguardar o a que se retire un competidor o a que acabe la ronda de mejoras.

¿Y es aconsejable vender en el mercado?

Quizás, pero ahí entran ya las expectativas. Si el mercado espera una contraopa, el precio de la acción subirá por encima de la última oferta. Así ha sucedido con la primera oferta de Atlantia y también en las primeras cotizaciones tras la de ACS. Quien venda ahí saca una plusvalía segura a cambio de perderse eventuales mejoras de precio. Además, en procesos largos obtiene los ingresos antes. Y, al revés, no vender deja abierta la opción de las mejoras pero obliga a renunciar al dinero seguro.

 

¿Efectivo o acciones?

  • Tanto la oferta de Atlantia como la de ACS ofrecen parte de la contraprestación en acciones. El inversor puede optar por recibir el dinero en efectivo, las acciones o una combinación de ambos.
  • A priori, y en igualdad de condiciones, para el pequeño accionista siempre es preferible aceptar el dinero en efectivo. «Otra cosa es si la evolución en Bolsa de las acciones ofrecidas (de Hochtief o de Atlantia) hace que la opa en acciones tenga ventaja frente a la contraprestación en efectivo. 
  • Con todo, la evolución de las acciones puede hacer preferible la oferta en acciones. Por ejemplo, Hochtief ha subido con fuerza tras la oferta sobre Abertis y las 0,1281 acciones que ofrece por cada título de Abertis están un 3% sobre el precio ofrecido en efectivo. Atlantia, por su parte, ofrece 0,697 acciones, que valen 18,75 euros. Mucho más que su oferta en efectivo (16,5) pero menos que la oferta de ACS y Hochtief.
  • Otro aspecto relevante es dónde cotiza la nueva empresa:quien opte por acciones de Hochtief tendrá títulos cotizados en Alemania, con los costes adicionales que ello implica para un inversor particular.

Source link

ACS disparará su beneficio por encima del objetivo de 1.000 millones si compra Abertis | Compañías

El grupo ACS pretende apoyarse en Abertis para superar el tan reiterado y hasta ahora lejano objetivo de los 1.000 millones de euros de beneficio neto ordinario. Durante los últimos años de integración global de las cuentas de las filiales Hochtief y Cimic la pretendida cifra se ha visto lastrada unas veces por saneamientos, otras por retrasos en grandes proyectos, y siempre ha pesado la dificultad de elevar el rendimiento en los negocios de construcción. Eso, pese a que la española ha hecho todo tipo de esfuerzos para buscar sinergias e imponer su cultura y sistemas de gestión de riesgos en las dos grandes constructoras alemana y australiana.

El punto fuerte de esta opa es que Abertis factura 4.936 millones de euros (cifras de 2016) frente a los casi 32.000 millones del grupo ACS, pero el margen bruto de explotación de la concesionaria es del 65% y su beneficio neto alcanzó el año pasado los 796 millones de euros, mientras el margen de ACS fue del 6,3% y su beneficio neto atribuible se quedó en los 751 millones. De esta última cifra, Hochtief y su participada Cimic contribuyeron con 230 millones de euros.

Otra fortaleza de Abertis es la remuneración al accionista, con una rentabilidad por dividendo algo superior al 5%, a la que venía sumándose la entrega de acciones (una nueva por cada 20 antiguas) hasta alcanzar el 10%.

Antiguos accionistas de Abertis, como el empresario Juan Miguel Villar Mir, siempre hablaron de la operadora de autopistas como un auténtico bono: seguro y con alto rédito. Y ACS, que también ha sido partícipe de la compañía, conoce esa virtud. En una presentación a analistas publicada el viernes como hecho relevante, el conglomerado que preside Florentino Pérez dijo esperar un fuerte impacto en su beneficio desde el primer momento si triunfa su opa.

El cálculo sobre los resultados estimados de 2017 ya apunta a un alza en el beneficio por acción de un 39,3%, hasta los 3,38 euros. De este modo, ACS ganaría 1.036 millones frente a los 763 millones de euros esperados.

Fuertes crecimientos

El margen bruto de Abertis es del 65% y su beneficio neto alcanzó el año pasado los 796 millones, mientras el margen de ACS fue del 6,3% y su beneficio se quedó en los 751 millones

La opa articulada a través de Hochtief requiere una ampliación de capital en la germana para tomar hasta un 19% de Abertis pagando en acciones. Fruto de esa recapitalización, a la que no acudiría ACS, la española bajaría del actual 71,7% del capital a menos del 50%, con el inmediato efecto de desconsolidar la deuda de Hochtief más los créditos que soportan la opa y los 16.000 millones de euros que aportará Abertis como carga a su comprador.

El paso de la consolidación global a la puesta en equivalencia de la futura Hochtief –de triunfar la opa– derivará en un menor perímetro para ACS y el citado incremento en los beneficios. Además del fuerte ascenso en el primer año, la constructora apunta previsiones de alza de un 25% a un 35% entre 2018 y 2020 respecto a las previsiones actuales.

Otro de los retos de Florentino Pérez y su equipo es crear el mayor conglomerado de infraestructuras del mundo occidental –las grandes constructoras estatales chinas son inalcanzables por el alto volumen de trabajo local– en competencia con la francesa Vinci. La toma de Abertis por parte de Hochtief mantendría a ACS y su participada en los primeros lugares del ranking de contratistas internacionales de obra civil, y consolidaría a ambas empresas como las mayores inversoras y operadoras de autopistas, con objetivos de crecimiento en mercados como Australia y EE UU. Hochtief dice tener identificados proyectos por 200.000 millones por los que podría competir una vez fusionada con Abertis. De hecho, sus sinergias se basan en una mejor cuota de éxito esperada en los concursos.

Otro impacto positivo de la operación para ACS sería ampliar el chorro del dividendo procedente de Alemania. Hochtief, alimentada por los casi 800 millones de Abertis, promovería un pay out del 90% sobre el neto distribuible, subiendo desde la actual cota del 55%. Algo menos de la mitad de ese cheque iría a manos de ACS.

Dividendos extraordinarios

– ACS apuntó ante los analistas que el grupo resultante de sumar Hochtief y Abertis repartiría pagos extraordinarios de dividendos cuando se dieran excedentes de capital. Estos vendrían por resultados extraordinarios derivados principalmente de desinversiones.

– La empresa fusionada cotizaría en la Bolsa de Fráncfort y tendría sede en la ciudad germana de Essen, donde se encuentran los cuarteles generales de Hochtief. Se trata de un guiño a Alemania que contrarresta las fuertes críticas recibidas por ACS de parte de la prensa de ese país.

– Además de sinergias por un montante entre 6.000 y 8.000 millones de euros, ACS defiende que busca crear una plataforma de crecimiento única en el sector, dada la mayor capacidad del grupo de competir por grandes proyectos de infraestructuras en los mercados más activos del mundo. Australia, Estados Unidos y Canadá están en elobjetivo.

Source link

Atlantia prepara la mejora de su opa tras el OK de Abertis y Criteria a su plan industrial | Compañías

Tras el sobresalto del miércoles por la considerable mejora económica realizada por ACS con su opa competidora por Abertis, la italiana Atlantia recibió ayer con optimismo la opinión unánime del consejo de la catalana respecto a su oferta original.Y trabaja ya en una reacción a la ofensiva del grupo que preside Florentino Pérez.

El órgano de decisión de la concesionaria, que encabezan Salvador Alemany y Francisco Reynés, y en el que están representados los accionistas históricos CriteriaCaixa y la familia Godia, valoró positivamente el proyecto industrial propuesto desde Roma, aunque demanda una mejora en los 16,50 euros por acción fijados como pago en efectivo.

Dando por descontado que habría batalla con ACS, en el entorno de Atlantia se opina que el primer escollo a superar era el de la propuesta de futuro para la mayor concesionaria española. Y es que Atlantia ha tenido claro desde el principio que debía revestir su opa de un tono amistoso para salvar reticencias especialmente por su nacionalidad italiana. No han ayudado los antecedentes de rechazo del Gobierno de Italia a proyectos españoles en ese país, como el de la propia Abertis con Atlantia entre 2006 y 2008 o al intento de escalada de Telefónica en Telecom Italia, en la que llegó a controlar un 22% del capital. De hecho, el Ejecutivo está exigiendo jugar un papel de supervisor de la opa, por el cambio indirecto de control en autopistas españolas y en la filial operadora de satélites Hispasat, que le niega la compañía italiana.

Expuesta la posición del consejo de Abertis, asesorado por Citi, Morgan Stanley, AZ Capital y Uría Menéndez Abogados, cada uno de los consejeros con papel de la compañía manifestó su intención de acudir al canje en acciones propuesto por Atlantia, entre ellos el presidente y el consejero delegado. El holding inversor de La Caixa, con un 15,1% de participación directa en el capital y representado por cuatro dominicales, valoró “positivamente la oferta” y dejó sentada su intención de cambiar su porción de Abertis por las acciones de nueva emisión de Atlantia.

Atlantia ha tenido claro desde el principio que debía revestir su opa de un tono amistoso para salvar reticencias especialmente por su nacionalidad italiana

Todo ello se produjo mientras ACS anunciaba una opa a través de la filial alemana Hochtief que valora en 18.600 millones a Abertis (18,76 euros por título), 2.200 millones por encima de la puja del conglomerado participado por la familia Benetton. Esta segunda opa debe pasar el examen de la CNMV y de las autoridades de la competencia de distintos países, exigiendo así mismo una opinión del consejo de Abertis cuando sea autorizada por el regulador bursátil.

Entre el sindicato de bancos que financian a Atlantia se tiene por seguro que habrá mejora “en los próximos meses”, tal y como ha anticipado a este periódico la propia compañía, y se aprecian dos vías principales para la disposición de nuevos fondos: la emisión de bonos o la reutilización de una parte del crédito levantado para la operación y que Atlantia estaba en disposición de amortizar de inmediato.

La concesionaria que lidera Giovanni Castellucci captó 14.700 millones para financiar su propuesta de 16.400 millones por Abertis, el resto se cubre con el citado intercambio de acciones. Pero mucho antes de que fuera autorizada su oferta por la CNMV, el pasado mes de julio, lanzó una emisión de bonos por 1.000 millones y distintas desinversiones, captando una liquidez que rebajaba a 11.900 millones de euros el crédito bancario necesario para cubrir su intento de adquisición. Tiene, por tanto, 2.800 millones de euros de margen para incluir en una hipotética mejora sin alterar la estructura de crédito inicial. Al margen de esta circunstancia, fuentes de toda solvencia afirman que “apenas se ha empezado a rascar en el potencial de apalancamiento de Atlantia sin que peligre la calificación crediticia de grado de inversión”.

Otra vía de mejora barajada por la concesionaria es la de rebajar uno de las dos condiciones suspensivas de la opa. Allí donde Atlantia supedita el éxito de la operación a la aceptación de un canje de acciones por parte de un mínimo del 10% del capital de Abertis, podría establecer que la aceptación de papel de Atlantia sea voluntario. De este modo, el 100% del accionariado de la concesionaria catalana podría optar por cobrar en efectivo más de los 18,76 euros en que ACS ha situado el listón.

Criteria valoró “positivamente la oferta” y dejó sentada su intención de cambiar su porción de Abertis por las acciones de nueva emisión de Atlantia

Puntos fuertes

El informe remitido ayer a la CNMV y que sustenta la opinión del consejo de Abertis, y de algunos de sus accionistas más relevantes, destaca distintas “ventajas estratégicas e industriales por cuanto son capaces de crear valor para ambas sociedades”. Entre otros puntos se resalta el mantenimiento del empleo y la intención de fidelizar al equipo directivo del grupo resultante; el volumen generado, ampliación de la vida concesional y la complementariedad geográfica; el reforzamiento de Abertis en Chile y Brasil con activos de la potencial compradora; la voluntad de Atlantia de no desprenderse de activos de la española para financiar la opa, y un perfil de riego que no varía, con la entrada en nuevos negocios o mercados sin seguridad jurídica, al tratarse de dos operadoras de infraestructuras de transporte con inversiones en mercados de la OCDE.

El consejo de Abertis recordó entre sus argumentos la afirmación realizada el pasado 13 de octubre por la Comisión Europea a favor de la integración italo-española: “Juntas, Atlantia y Abertis serían la mayor empresa gestora de autopistas de peaje no solo de Europa, sino del mundo”. Una declaración de peso en un contexto en que la UE anima a la concentración dentro de las fronteras comunitarias para garantizar éxito en la exportación frente a los grandes conglomerados asentados especialmente en Asia.

Atlantia tiene 2.800 millones de euros de margen para incluir en una hipotética mejora sin alterar la estructura de su crédito inicial

Y también se ha puesto en valor el compromiso de mantener a Abertis cotizando en Madrid, “lo que permitiría a los accionistas que históricamente han confiado en Abertis optar por mantener su participación directa en la compañía”. Asumiendo que la acción tendría una liquidez limitada, derivada de un capital flotante del entorno del 5%, el consejo de Abertis reconoce que la opa italiana apenas supondría variaciones en su proyecto industrial.

Algunas de estas claves, que Abertis estima como puntos favorables, se contraponen con la declaración de intenciones de Hochtief en su opa competidora. La filial de ACS no ha dado detalle sobre posibles desinversiones ni sobre las exigencias de sus bancos; excluiría de Bolsa a la concesionaria de autopistas, y se la llevaría a Essen (Alemania) para fusionarla. La cotización del grupo resultante se quedaría en el parqué de Fráncfort. La constructora germana combinaría su potencial en el desarrollo de infraestructuras con el de Abertis explotándolas. Y es probable que se diversificara el grupo resultante hacia la explotación de concesiones de ferrocarril e infraestructuras sociales, algo nuevo para Abertis.

Con todo, la oferta económica de Hochtief ha impresionado incluso a la firma catalana, que dará su valoración sobre la segunda opa “cuando corresponda”.

Source link

La autocartera de Abertis ahorrará al menos 1.300 millones al ganador de la opa | Compañías

Sea Atlantia o Hochtief, a la empresa que se alce con la victoria en la opa de Abertis le espera un suculento regalo junto a una de las líderes europeas en concesión de autopistas. Se trata de la mayor autocartera del Ibex: un 7,96%, según los registros de la CNMV. Le permitirán al vencedor ahorrarse entre 1.300 y 1.500 millones de euros del montante total desembolsado, según triunfe la puja de Atlantia o Hochtief a los precios que han ofertado actualmente. Cualquier mejora del precio aumentaría también este importe. La italiana ha planteado desembolsar unos 16.000 millones de euros por los 18.000 de la germanoespañola.

La autocartera iguala la posición del segundo accionista de la compañía (Inversiones Autopistas) y solo lo supera el 24,13% que está en manos de Criteria (el holding dirigido por Isidro Fainé y propietario de CaixaBank). Para que este paquete acabe en sus manos, la compañía vencedora deberá cortejar al consejo de administración para que venda las acciones. La ley de opas establece que la autocartera solo puede saldarse con la oferta en efectivo y en ningún caso puede optar al canje en acciones.

Para conseguir hacerse con este casi 8% de los títulos, los opadores deben desequilibrar la indecisión en la que se mueve actualmente el consejo. A pesar de que el órgano dirigido por Salvador Alemany valoró positivamente la oferta de Atlantia, no aceptó por el momento concurrir a la oferta de la italiana con las acciones en manos de la propia empresa. Y liga su futuro a un nuevo plan estratégico que deberá aprobar antes de fin de año y entrará en vigor en 2018.

Fue precisamente en el anterior plan donde se consignó la adquisición del grueso de estas acciones. Abertis lanzó en agosto de 2015 una opa parcial sobre sus propias acciones que se saldó con la compra del 6,5% de la compañía por 957 millones de euros. Ofreció 15,7 euros por cada una de los 66 millones de participaciones que adquirió. El objetivo, según explicó entonces Abertis, era incrementar el dividendo un 5% anual y desembolsar el excedente de caja tras la salida a Bolsa de Cellnex.

Sea como fuere, esta elevada autocartera supone un ahorro para el comprador. Si el consejo decide deshacerse de la participación y el comprador la adquiere, el dinero acabaría redundando en él. Si el consejo se resiste, acabaría disponiendo de esas acciones al controlar la compañía.

Atlantia no requiere que Abertis se desprenda de su autocartera para que su opa salga victoriosa. Según el folleto enviado a la CNMV, pretende que Abertis cuente con un mínimo del 5% de free float para lo que estudia, entre otras operaciones bursátiles, una OPV. Y no se plantea hacerse con la totalidad de las acciones ni sacar a la compañía española de cotización. Así, podría conformarse con adquirir un máximo del 92% de las acciones de Abertis.

Caso distinto es el de Hochtief. La filial de ACS sí plantea que Abertis abandone la Bolsa española y el nuevo grupo pase a cotizar solo en Fráncfort. Para ello ejercerá la obligación de venta (squeeze-out, en la jerga). La ley establece que si el 90% de los accionistas acude a la opa, el comprador puede obligar al resto a que le vendan sus acciones al precio consignado. Si el consejo de Abertis rehúsa deshacerse de la autocartera impediría a la alemana sacar a Abertis de Bolsa.

Los valores con más autocartera del Ibex

Abertis es la cotizada del Ibex 35 que tiene un mayor porcentaje de su capital en autocartera. Un total del 7,96% del capital social de la compañía. Después de Abertis, pero aún a una larga distancia, Técnicas Reunidas es el segundo valor del Ibex con más autocartera, un 3,94%. Le siguen IAG con un 2,7%, Colonial (2,1%), Mediaset (2,09%) y el 2,05% de Grifols. La mayoría de los valores del Ibex cuentan con posiciones de autocartera inferiores al 2%. Entre ellos destaca el 1,6% de Dia o el 1,416% de Ferrovial. Finalmente cuatro valores del Ibex no cuentan con acciones propias: Acerinox, Aena, Enagás y Mapfre.

Source link